Luz en el sendero


DSC_0928

La única divisa con valor en un mundo en bancarrota es aquello que compartimos con los demás”. Philip Seymour

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a un rito de transmisión en una encomienda templaria. La transmisión cultural y espiritual de la raza humana se ha fraguado desde el origen de los tiempos. Ritos de iniciación y transmisión han seguido la estela de los tiempos para salvaguardar el Misterio en los confines del corazón humano. También el conocimiento ha requerido, primero en expresión oral y más tarde escrita, de esa cadena que permitiera, eslabón a eslabón, postergar el saber a todas las generaciones. Los escribas en los monasterios dedicaban una inmanente labor a dicho cometido. También aquellos guardianes de los secretos, como las diferentes logias, órdenes o fraternidades que protegían la esencia de lo que somos. O como los templarios, que dedicaron parte de su obra a proteger a los peregrinos que deambulaban por los caminos hacia los lugares santos. Simbólicamente esto sigue ocurriendo, aquí, y ahora.

Hoy día hay muchas cosas que han cambiado, pero de alguna forma siguen existiendo protectores de los caminos y los peregrinos que de forma humilde y silenciosa acometen la labor de dar de comer al que no tiene, interior y exteriormente. Existe en los caminos esa luz en el sendero tan necesaria para proseguir con los actos sagrados que nos acercan a los entresijos del ser y de la vida. Y también están aquellos que se afanan por transcribir los textos antiguos para que el saber siga al alcance de aquellos que hoyan la senda.

En esa línea de transmisión estamos poniendo esfuerzos para que dicho saber no se pierda, y sea actualizado en este tiempo bajo los auspicios de esta nueva era que nace como espacio de fe y esperanza. Es un esfuerzo complejo y vasto, cuyos límites son inabarcables. El Arca Lucis sigue siendo una tarea de escribas anónimos que en oscuras bibliotecas copian el saber para ser transmitido.

En estos meses estamos preparando algunas obritas que merecen la pena volver a editarse. Agotadas las obras en nuestro país, desde Nous vamos a sacar el imprescindible “Luz en el Sendero” e “Iniciación Humana y Solar”, los cuales, junto al librito “Carta a los aspirantes”, inauguran una era de ediciones basadas en la transmisión del Misterio.

De alguna forma, estas obras son perlas que sacuden el silencioso rumor del alma. Acompaña la sigilosa marcha de nuestro peregrinar y ahonda aún más en el despertar de esa inevitable consciencia que nos ha de acompañar hasta los hilos más sutiles de la existencia. Son solo motas de polvo en el camino, pero tan imprescindibles como el resto de experiencias que nos han de llevar hacia la puerta estrecha. La Sabiduría Perennis sigue su estela. Sus francos servidores trabajan en su despertar. Ante las oscuras maravillas de lo incognoscible, solo deseamos luz al valiente buscador de la verdad. Que la pureza de sus actos le conduzca por la línea firme y acontezca ante él la sublime llama del despertar.

Anuncios

2 thoughts on “Luz en el sendero

  1. Muchísimas gracias por acercarnos a estos conocimientos y facilitarnos el acceso a la verdad y a la luz. Es esta una labor tan valiosa como necesaria, una puerta que se abre a los misterios.

    Me gusta

    • Gracias a vosotros, protectores de los lugares santos que nacen en los corazones humildes y cargados de esperanza y fe. El halo místico solo es posible por contagio. Así que gracias por la proximidad y el cariño…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s