¿Es posible desconectar del sistema?


a

Los que van de avanzado y pioneros en la desconexión del sistema deberían darse una vuelta por estas tierras rurales. Resulta que nosotros presumimos de hippies vestidos de modernidad cuando te enteras que hay jóvenes de por aquí que ni siquiera tienen una tarjeta o una cuenta en el banco.

Los que venimos de la ciudad estamos haciendo malabares adaptativos para intentar volver a los orígenes más puristas en cuanto a la reconexión con la naturaleza. Es una forma de reivindicación, puesto que lo que realmente deseamos no es maldecir al sistema que nos parió, sino transformarlo en un modelo mejor, en algo que no sea autodestructivo para el alma humana, y de paso, para el planeta.

Así que llegamos aquí, al bosque, y presumimos a todos de que es posible vivir en una pequeña caravana con una diminuta placa solar y una estufa para el invierno. Nos hemos liberado de esa pesadilla esclava que es la hipoteca. Sin embargo, a hurtadillas, seguimos teniendo cosas que nos tienen conectados al otro lado y deudas que saldar antes de encontrarnos de frente con la emancipación total.

El otro día fuimos a cenar con unas chicas de nuestra edad con las que hemos entablado amistad. Su visión de la vida nos chocó grandemente. Aman la vida en el campo, tienen sus trabajos pero mantienen ese modelo tradicional de vivir en la casa familiar, ayudando con las vacas en sus ratos libres y en las tareas propias de la vida en la montaña. Realmente, muchas de las cosas a las que nosotros aspirábamos, ellas ya lo habían conseguido de forma natural. La ausencia de hipoteca (¿para qué más casas si en la casa familiar hay espacio suficiente para todos?), la ausencia de Facebook (¿para qué estar conectados todo el santo día a las redes sociales si interactuar con el mundo real es mucho más intenso y maravilloso?) y la ausencia de tarjetas de crédito o cuenta en el banco (¿Para qué tener el dinero en el banco o tarjeta si puedes pagar directamente?) son tres cosas que nos sorprendieron de su modo de vida.

Otro ejemplo hermoso de emancipación pacífica del sistema lo dan las monjitas de la zona con las que tenemos muy buena relación. Solemos ir a visitarlas y las ayudamos en lo que podemos. Su forma de vida es fascinante y para nosotros un gran ejemplo de cómo el monacato ha sobrevivido durante siglos siendo prácticamente autosuficientes.

Para nosotros el reto de la autosuficiencia está muy presente. ¿Seríamos capaces, animales de ciudad, poder sobrevivir sin tantas y tantas cosas de las que venimos? Durante los últimos años he presumido de haber sobrevivido sin tarjeta de crédito. Pero, ¿qué pasa con la de débito? ¿Y qué ocurre con las cuentas en el banco? Vale que es un banco online, prácticamente sin oficinas y con una consciencia ética de trabajo, pero… ¿sería posible vivir sin ellas? ¿Y vivir sin dinero?

Realmente hay cosas que nos facilitan la vida y sería absurdo a estas alturas del curso prescindir de ellas. Pero hemos creado sin darnos cuenta tal cúmulo de necesidades absurdas que llega un momento que no podemos sobrevivir sin ellas.

La complejidad actual, al menos la que para nosotros ahora representa un reto, es la alimentación. ¿De qué modo podríamos ser autosuficientes alimentariamente? Resuelta esa paradoja, dominados los secretos de la huerta, capacitados para componer nuestros propios productos, quizás podamos ir más allá de nuestra reflexión utópica.

Estos días estamos rehabilitando el horno gracias a la infatigable y abnegada ayuda de Luis “el Polaco”. Nos está preparando un nuevo crisol y nos va a enseñar a hacer pan. Quizás en poco tiempo podamos dar un paso más allá para avanzar en este sueño. Quizás algún día incluso no tengamos cuenta en los bancos porque el trueque, el apoyo mutuo y la colaboración hayan sido suficientes para vivir dignamente. Estamos avanzando a base de esas pequeñas contradicciones diarias, pero sentimos que estamos avanzando. Y esa sensación de emancipación nos hace sentir verdaderamente libres y felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s