Vivir en la periferia


a

Todas las tardes vamos a visitar al perro Geo. Son dos horas de viaje para un rato de grata compañía. Merece la pena inyectar ánimo y ver como se está recuperando de forma rápida y casi milagrosa en boca de los veterinarios. Hoy incluso hemos ido a correr. Estaba feliz y radiante de nuevo. Algo hermoso le dio vida y creemos que saldrá de esta. La verdad es que la experiencia no ha tenido desperdicio. La fugacidad de la vida es impresionante. Hoy estamos aquí, tranquilos, leyendo, paseando, buceando en algún programa de televisión y mañana nos dicen que nos morimos, si es que da tiempo a que lo digan. Así de fulminante puede ser el instante en que nos enfrentemos al final.

Por alguna extraña razón llevo viviendo con esa sensación de fragilidad vital desde hace unos años. Morir psicológicamente tiene la ventaja de poder mirar a la vida con otros ojos. No es una mirada negativa ni anclada en la queja, es simplemente una mirada más amplia, como si la vida fuera un hilo conductor interminable que no tiene nada que ver con eso que llamamos “vida”.

Mañana viajo a Ginebra. Me invitaron a dar una pequeña locución cuyo título extraño es “el grupo progresa de una tierra ardiente a otra”. A la vuelta me han invitado en Radio Nacional de España a un programa llamado Club Dante, donde supongo que harán una entrevista para hablar de alguno de mis libros. Admito que después de algún tiempo retirado del mundanal ruido me da algo de pereza participar en este tipo de eventos. Ya ni siquiera hablo de política, algo que siempre me ha encantado y me ha sugestionado. Es como si la vida salvaje en los bosques me hubiera cambiado esa ansiedad por cambiar el mundo y por transformarlo y mostrara de paso mi parte más tímida, más silenciosa, más acallada.

Le explicaba esto a una buena amiga y me decía que las cosas hermosas hay que compartirlas, y que no necesariamente uno tiene que participar del ruido, sino mostrar una nota clave diferente. Vivir en la periferia sin compartir las grandezas de la vida sencilla puede resultar algo egoísta.

Uno nunca sabe el grado de implicación de todo esto. Uno nunca sabe si algo resuena, si algo llega a alguien, por muy minúsculo que parezca. Vivir en la periferia también puede resultar cómodo, pero admito, en el fondo de mi razón y compromiso con la vida, que el núcleo de todo este entramado requiere compartir. Y aunque a veces no nos gusten las formas de compartir, hay que hacerlo.

Compartir recursos, compartir dones, compartir talento, compartir una sonrisa, una mirada, una canción, un momento, una palabra dulce, un beso cariñoso. Compartir estas letras y la foto denuncia que hoy he colgado en FB admirado por el cariño que todo el mundo ha mostrado por Geo mientras que luego, sin razón alguna, se devora un lindo ternerito, un pobre cordero, un pequeño pollito. Claro que sí, compartir consciencia y sensibilidad, ideas y denuncias, compromiso y trozos profundos de creación. Intentaré hacer un ejercicio diario. Anotar en alguna parte todo aquello que comparta en un día. Quizás me ayude a entender la urgencia de compartir, la urgencia de actuar, aunque sea desde la periferia, aunque sea desde este extraño punto de quietud.

(Foto: Esta tarde con el perro Geo en el hospital veterinario de Lugo, bajo una foto denuncia y feliz por ver que ya tiene las orejitas levantadas).

Anuncios

2 thoughts on “Vivir en la periferia

  1. …’como si la vida fuera un hilo conductor interminable que no tiene nada que ver con eso que llamamos “vida”…

    Es que el concepto de vida está tan deformado que la mayoría se piensa que la ‘vida’ es el transcurso que experimentamos entre nacimiento y muerte. Principio y final, nacer y morir, yin y yang…y todo lo atado al mundo de la dualidad es efímero.
    En el mundo de la Unicidad solo hay Vida, y ésta es eterna. La Vida es Una.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s