El yo durmiente y la consciencia centinela


a

La inteligencia es escasa. Cuando aparece suele venir acompañada de cierto grado de locura o disconformidad. La inteligencia no gusta. Termina creando malestar en aquellos que duermen y viven en esa dulce cuna de la inconsciencia. Malgastar la vida entre apegos y deseos es más fácil que despertar a ella y observar más allá de la ignorancia todo el entramado. Cuando asomas la cabeza por encima de la bóveda común, se despierta algo irascible.

Es muy difícil encontrar personas inteligentes. Todos preferimos vivir en el dulce manto de la ceguera. Pero aún mas difícil resulta descubrir a mentes lúcidas, aquellas que nacen más allá de la inteligencia, en esa categoría superior de consciencia donde las cosas dejan de tener forma y todo empieza a cobrar vida, energía y fuerza. La lucidez se esconde, se aleja de la tristeza y la tragedia de la mente inteligente para instalarse en la compasión, el amor y la voluntad, el silencio. La tormenta inteligente se aleja y da paso a la calma, la quietud expectante de aquel que observa y contempla desde la serenidad. La lucidez acepta el mundo de un modo pasivo, a sabiendas de la existencia de esa voluntad superior dispuesta a conceder luz allí donde antes solo había oscuridad. Lo lúcido deja de luchar y se deja guiar por el entramado vital. Cede espacio a la voluntad superior y se anula para dar paso a lo otro.

El yo durmiente acumula sueño. No desea despertar. Se está bien en la somnolencia, en esa pasividad inconsciente que nos hace vulnerables pero al mismo tiempo nos tranquiliza ante la tragedia de la vida. La consciencia centinela se esfuerza en despertar a cuantos más mejor, aunque eso causa incomodidad y malestar. Sólo recibe crítica y desprecio. El resultado de su labor siempre será una cruz o una hoguera. La consciencia centinela no espera recompensa alguna. Sabe que una semilla sacrifica su vida para dar paso a algo mayor. El proceso de transformación, de resurrección, es algo que comprende profundamente. Por eso no le importa morir de agotamiento, de desprecio, de incomprensión. Es consciente del precio de su trabajo incómodo. Ha cedido su vida, ya no le pertenece.

Mientras la necedad campa libre. La estupidez es sinónimo de normalidad. Ser inteligente, ser lúcido, es algo depravante. Sin embargo, vivir en la hegemonía de la norma es una ridícula caricatura del más repugnante egoísmo. Nadie desea comprometerse con la necesidad de atraer más luz a un mundo de tinieblas. Nadie posee la fuerza suficiente para hacerse responsable de un batallón de luciérnagas que alumbren en la noche. La triste cárcel sombría es siempre más acogedora que el aura que vaga llena. Hay algo que nos envenena, que nos aleja del sentido más profundo, pero que adoramos como si realmente fuera lo verdadero e imprescindible.

En los templos misteriosos, en los recovecos del alma, siempre se implora por la luz. Pero esos templos se convirtieron en cavernas sombrías y la lucidez se refugió en las altas montañas. Sólo el supremo suspiro alienta la voluntad del ser, la consciencia centinela, el vigía y guardián de todos los secretos. El resto seguimos dormidos, a la espera de un haz de luz. A la espera de tener la voluntad suficiente para ceder. Morir al yo durmiente para resplandecer como consciencia centinela.

(Agradezco a M., una mente lúcida, la inspiración del texto y el título, el cual he copiado y es obra suya).

Anuncios

8 thoughts on “El yo durmiente y la consciencia centinela

  1. “La estupidez es sinónimo de normalidad”…me quedo con esta frase, no para incorporarla; sino para recordarme cada segundo, cada respiración, que aunque viva rodeado de “normalidad” sé que voy por buen camino. Toda una vida pensando, observando y resistiendo a ser parte de “la normalidad”, ahora, lejos ya de juicios, prejuicios y golpes emocionales…”no convivo con normalidad” e intento dar cada paso con armonía.

    Un abrazo…y a seguir Creando Utopías !

    Me gusta

  2. “La estupidez es sinónimo de normalidad”…me quedo con esta frase, no para incorporarla; sino para recordarme cada segundo, cada respiración, que aunque viva rodeado de “normalidad” sé que voy por buen camino. Toda una vida pensando, observando y resistiendo a ser parte de “la normalidad”, ahora, lejos ya de juicios, prejuicios y golpes emocionales…”no convivo con normalidad” e intento dar cada paso con armonía.

    Un abrazo…y a seguir Creando Utopías !

    Me gusta

  3. Buenisimos el artículo, abrir los ojos a ese otro mundo, de sentimientos. Darnos cuenta de la superficialidad de nuestras decisiones y de lo bonito de respirar otro aire. Te tachan de raro cuando ccirculas en otra dirección y te juzgan… vivir y dejar vivir. Gracia Javier.

    Me gusta

  4. Gracias por vuestros comentarios… Despertar a todos esos mundos y de paso dar la espalda a la luz para ayudar al otro. Esa es la insinuación. Dolorosa insinuación… un abrazo sentido…

    Me gusta

  5. Sólo Dios puede arreglar el error de las reencarnaciones, que nos despierte a todos ja, de la ignorancia.
    Todos lúcidos, o todos o ninguno. Todos en el Nirbana. No hay mal que por bién no venga, confio en la naturaleza, ella es sabia, nos renueva y nos hace florecer. En cada reencarnación hay una transformación de evolución. Nuestra Madre Naturaleza a cada uno de sus hijos nos da un tiempo de ser, para poder llegar a la felicidad completa. Los que han llegado al Nirvana han de ser humildes y no darnos la espalda. La madre siempre da prioridad al hijo que va más perdido, porque sabe que al final se llevan la peor parte. Acaban con un final muy triste y de muy mal gusto. Ahora estamos en la era de la información, de la esperanza en la que el color verde se vuelve dorado como la lucidez. “Es Tiempo de Despertar”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s