El eructo iniciático


a

Puntuales, entramos en la sala de meditación. La vela estaba encendida. La temperatura era agradable. Una luz suave. Un silencio acorde. A los pocos minutos antes de empezar con el ritual un anciano con gafas peculiares entró en la sala. Iba despacio, mirando con atención de un lado para otro. Observando con curiosidad quien estaba a esas horas de la tarde en la sala común. Se sentó tras varios jadeos y cerró los ojos. Los otros, serios, bien postulados en sus magnánimas posturas del loto y su seriedad yóguica se prepararon para la concentración. Embelesados en su correcta postura y su concentrada búsqueda de la quietud impermanente, desaparecieron a un estado superior de consciencia. Sus cuerpos estaban correctamente alineados. Un ommmmm resplandeciente se insuflaba desde los adentros. Así hasta tres veces.

De repente, a los pocos minutos de tan respetuoso ceremonial, se escuchó un potente eructo en la sala. El anciano de gafas peculiares esbozó en susurro un tímido “sorry”. Su dulce escocés era casi imperceptible.

Los puristas perdieron la concentración. Bajaron del satori y abrieron los ojos para recriminar la obscenidad. Sus gestos habían perdido la elevada consciencia y sus posturas cambiaron de loto a pasas de higo. Sus caras iluminadas se convirtieron en moñigos enmudecidos. La paz rota, el antakarana hundido. La sublime egoidad destrozada en un instante.

Cuando terminó la meditación, el anciano se retiró tranquilo mientras que las miradas inquisidoras no paraban de torpedear el espacio áureo de semejante persona.

Por dentro me moría de la risa. Casi me daban ganas de abrazar al anciano por su naturalidad, por su exquisita peculiaridad. Me tronchaba al ver como años y años de disciplina meditativa eran rotos y quebrados por un simple eructo, por algo tan inocente como un regüeldo, una flatulencia, un ventoseo sin importancia.

Alguien intentó mostrarme su enfado por lo ocurrido mientras la miraba sonriente y alegre. Se enfadó por mi sonrisa. Entonces le recordé los principios de la meditación, le hablé sobre la concentración, la quietud, la compasión, la belleza de explorar la realidad que nos envuelve tal y como es, desnuda, sencilla y compleja, misteriosa y divertida. Inclusive ese gas pertenecía a esa realidad. Y la meditación, de alguna forma, nos debería ayudar a aceptar cualquier reto de la vida, cualquier situación extraña, incómoda, dolorosa. ¿Para qué meditar si no?

De alguna forma agradecí al anciano de gafas extrañas su ocurrencia espontánea. Uno se da cuenta con este tipo de anécdotas de lo alejados que estamos de nosotros mismos, de la realidad y del misterioso humor que nos rodea. Debemos admitir que esa realidad nos supera al mismo tiempo que somos capaces de penetrarla, modificarla y abrazarla. También debemos admitir que el cosmos se pitorrea de nosotros, se peta la caja de resonancia viendo nuestras pequeñas miserias diarias. Un circo, un teatro, una comedia. La vida tiene un poco de todo eso. Por lo tanto, es mejor que empecemos a tomarnos con buen humor casi todo. Un eructo fuera de contexto puede ser una experiencia totalmente iniciática. A mí me lo ha parecido. Ommmmmmmmmmmmm…

Anuncios

5 thoughts on “El eructo iniciático

  1. Genial tu narración, sabrosamente escrita y con un punto que suscribo: “La meditación nos debería ayudar a aceptar cualquier reto de la vida, cualquier situación extraña, incómoda, dolorosa. ¿Para qué meditar si no?”. Irrebatible.
    Saludos

    Me gusta

  2. Gracias queridas, a veces ocurren situaciones en la vida que superan muchas reflexiones filosóficas y muchas prácticas que sin darnos cuenta, practicamos, nos condicionan y no entendemos. Lo de ayer fue muy divertido… y muy iluminador… 🙂

    Me gusta

  3. Jajajaja Javier…es que tienes duende 😉 seguro que el cosmos lo envió ante tus ojos para que escribieras y así recordarnos que los “angeles vuelan porque se toman así mismos a la ligera” 😛
    “También debemos admitir que el cosmos se pitorrea de nosotros, se peta la caja de resonancia viendo nuestras pequeñas miserias diarias” …es buenísimo…estas “eruc-dito perdio
    Abrazo humor-cósmico

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s