Volver al hogar


a

De nuevo estamos viendo como se alzan las voces de la identidad. Es una cuestión muy interesante el ver como el ser humano en todas sus condiciones, económica, social, cultural, psicológica, política y espiritual reclama para sí mismo una identidad. A veces la falta de identidad propia hace que deleguemos la misma a un simbólico abstracto mayor como puede ser una nación, una patria, una empresa, una marca, un Dios, un partido político o una ideología. La identidad es plástica y puede moldearse y recolocarse de dentro hacia fuera con esa facilidad. Una vez identificados con esa parte abstracta con la que nos sentimos tranquilos, lo único que tenemos que hacer es ceder nuestra soberanía personal hacia ese abstracto.

El origen del conflicto grupal, así como el origen de la cohesión, tienen su raíz en esa delegación identitaria. De alguna forma, delegamos nuestro poder, lo que nos constituye como seres individuales a un todo mayor, ya sea este todo mayor una bandera, un símbolo, un partido de fútbol o una telepantalla cualquiera.

En ese transfuguismo identitario olvidamos que no hemos venido al mundo para hacer cosas, sino para ser. No importa lo que hagamos, lo que importa es la intención o el propósito, la consciencia que apliquemos a cada acto de nuestra vida. Nuestra huella positiva en el mundo es nuestra mayor expresión del Ser. Y ese ser sólo puede manifestarse a través nuestra, no a través de un todo que no nos pertenece.

La insatisfacción personal es productora en muchas ocasiones de dicho trasvase. También la falta de juicio o lucidez ante el mundo circundante. Cuando nos sentimos afligidos, atacados injustamente o nuestra dignidad es herida, solemos recurrir a la falta de ser, es decir, solemos relegar mediante mecanismos de protección psicológica como la rabia o la esperanza todo nuestro bagaje humano. Las adormideras sociales también nos recluyen y aíslan, olvidando lo que somos, olvidando la expresión del ser.

Últimamente se escucha a mucha gente deseosa de “volver al hogar”. En el ámbito de lo espiritual, está de moda esa añoranza hacia patrias celestes lejanas, normalmente ubicadas entre Sirio y Orion, con capacidad de tranquilizar nuestras epidérmicas creencias y de transportar nuestros anhelos hacia esa Ítaca soñada. En el ámbito de la política, esa Ítaca siempre se delega a la patria o a la construcción nacional de una emoción grupal. Los nacionalismos tienen mucho que ver con esa búsqueda ancestral de “volver al hogar”. Es decir, volver a delegar en un sueño, fantasía, esperanza o rabia algo que nos pertenece.

Es evidente que no podemos dejar de ser humanos. Por esa misma regla, deberíamos asumir nuestra propia emancipación y responsabilidad, nuestro propio linaje sin delegar en otros nuestras emociones e ideas. El principio de libertad nace precisamente de no ser esclavos de estructuras mayores, y menos aún, de buscar hogares soñados en Ítacas perdidas. La libertad real solo puede nacer ante la expresión total del ser que somos, sin encomendar a otros dicha expresión. Volver al hogar es volver a nuestra propia emancipación personal. Sólo desde ahí se puede construir cosas comunes.

Anuncios

4 thoughts on “Volver al hogar

  1. Genial!!!!!!! todo se trata lo espiritual y series de ser humano!!!!,
    buen blog creo que tenees una mirada abismada a lo espiritual.¿Como haces que te lleguen lo que dice? exelente foto para pensar
    visita a mi blog!.asi que te felicito

    Me gusta

  2. También he reflexionado sobre ese “volver al hogar” y me he dejado llevar por el sentir y el resultado, si es que hay resultado, es que no me siento de un lugar determinado, no siento límites. Gracias, es un placer leerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s