Soñadores lúcidos


a

Ahí fuera está nevando con fuerza. Las Highlands ha encontrado un momento idóneo, la primavera, para teñirse de nuevo de blanco, como si no tuviera prisa por dar paso a la vida. Es hermosa la nieve con el contraste de la bahía y sus dunas. Ayer pude ver un cervatillo que se quedó inmóvil, observándome, interrogándome sobre mi presencia en su bosque. Husmeaba de un lado para otro, quizás interrogándose sobre porqué su bosque ahora se había convertido en un matojo de pequeños árboles rodeados de monstruosas casas humanas. De alguna forma brotaba un dolor en sus ojos, una tristeza que pudo contagiarme.

Realizar una tesis sobre la utopía y los intentos por llevarla a cabo te da una visión privilegiada de cómo el ser humano ha intentado durante miles de años mejorar su condición material y espiritual a base de sueños. Materialmente hemos avanzado algo, pero a costa de destruir la naturaleza, alejarnos definitivamente de nuestro lazo de unión con ella y codearnos con el egoísmo, el individualismos y la codicia como resultado de ese proceso. Espiritualmente los avances han sido nulos. Leyendo a los filósofos del mundo antiguo vemos como nuestra consciencia sigue adormecida. Nos hemos vuelto unos cómodos cobardes instalados en la queja cuando algo nos incomoda, sin capacidad de reacción o acción alguna para mejorar o cambiar o modificar nuestras vidas, cueste lo que cueste.

Podemos decir que durante estos últimos dos mil años ha sido poco lo que hemos aprendido en cuanto valores espirituales, como si algún tipo de fuerza maligna nos hubiera conducido hacia un callejón sin salida. Si miramos nuestras vidas, están totalmente alejadas de aquel mensaje hermoso, revolucionario y primigenio de ese que hace dos mil años murió en la cruz. La sencillez de su oratoria encerraba la gran trampa de no poder cumplir ni siquiera un ápice de lo que mostraba. ¿Cómo un ser depredador como el ser humano iba a amar a su prójimo? No sólo no lo hicimos, sino que durante dos milenios nos hemos limitado a lincharlo, pisotearlo, violarlo y asesinarlo mediante guerras, destrucción o codicia.

Los soñadores lúcidos siempre han sido una minoría. Algunos de ellos incluso se dedicaban a realizar algún tipo de experimento que nunca llegó a sobrevivir más de cien años en los casos más optimistas. Utopías de toda clase se pusieron en marcha en cientos de lugares. Pero todas fracasaron. Tarde o temprano, esa oscuridad que nos ciega invade nuestras vidas, limitando nuestra existencia a convertirnos en seres mecanizados, aislados, ridículamente amaestrados para dejarnos seducir por meros condicionantes, por instruidos deseos que gobiernan nuestra vida esclava, ausente de felicidad y de sentido. Nos dejamos arrastrar por esa ceguera creyéndonos poseedores de algo, sin saber bien qué podría ser. Pero es algo que asegura nuestra cobardía. Es algo que estimula nuestra seguridad, paciendo con canciones, modas o teatro nuestra vida ficticia.

Sea como sea, seguiremos soñando, lúcidamente. Iremos al desierto, buscaremos al peregrino y lavaremos sus pies con aceite recién colectado. Iremos a las colmenas para buscar las mieles y la entregaremos para que siga su camino. La sed siempre será saciada en aquel que se adentre al desierto. Allí siempre habrá algún soñador lúcido esperando poder acompañarle en parte de su trayecto. Siempre habrá esperanza en el ser humano. Forma parte de su condición más inacabada.

Anuncios

2 thoughts on “Soñadores lúcidos

  1. Quizá, en esta vida, no esté “permitido” alcanzar esa utopía porque sino de qué serviría el otro lado.

    La búsqueda puede ser la parte positiva o la llamada esperanza de lo que nos gustaría conocer, con lo que nos gustaría convivir… y el empuje a continuar.

    Me gusta

  2. Me ha encantado este texto y además es la pura verdad, a la hora de la verdad todos son remilgos y mentiras. ¡Ojalá los seres humanos lleguemos un día a encontrar la fuerza de ese Amor dentro y fuera de nosotros! Ser coherentes con nuestros pensamientos, sentimientos y llevarlos a la acción y convertir este mundo en otro mucho mejor que el que tenemos. Luz cabello.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s