¡Comiénzalo ya!


a 

“Hasta que uno se compromete, hay duda, la posibilidad de volverse atrás, siempre ineficacia… Pero en lo concerniente a todos los actos de iniciativa y creación existe una verdad elemental, cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes, esto es: que en el momento en que uno se compromete definitivamente, también la Providencia se conmueve. Todo tipo de ayuda que nunca hubiera aparecido, surge ahora ante uno. Toda una corriente de sucesos fluye de la decisión, poniendo a nuestro favor todo tipo de nuevas situaciones, encuentros y ayudas materiales que nadie hubiera podido soñar que le llegaran. Lo que puedas hacer, o sueñes poder hacer, comiénzalo. La audacia lleva genio, poder y magia en sí misma. ¡Comiénzalo ya!” Goethe

 

Estamos escasos de coraje y valentía. La prueba está en todas esas cosas de las que nos arrepentimos con el paso de los años. Debería haber hecho esto, no hice aquello. Lo bueno es que queda como aprendizaje, lo malo es que seguimos sin subirnos al tren de eso que realmente sentimos por dentro.

La valentía también tiene sus riesgos, es cierto, pero cuando realmente no te importa perderlo todo (absolutamente todo), a sabiendas de que al mismo tiempo estás ganando algo tan preciado como sentirte plenamente un ser Vivo, las cosas dejan de tener precio y valor y empiezas a vivir en el mundo de la maravillosa experiencia.

Eso es un acto de pura magia. De repente te sitúas en la piel de un guerrero, sobre un hidalgo corcel que te arrastra hacia cualquier tipo de aventura, desdicha o derrota. Pero es ahí, en la derrota, donde comprendes la pureza del acto, la fuerza de la acción que no teme. Es precisamente cuando por el camino has dejado tantas y tantas cosas, has perdido tantos amores, tantas propiedades, tantos terrenos conquistados a base de esfuerzo y batalla, cuando te sientes solo y desnudo ante el universo entero, es cuando la vida realmente te atraviesa.

Volver a empezar a cada instante es un acto de resurrección. Sentir la sangre vibrando en cada una de nuestras venas es un derecho irrenunciable. Aún hay personas que pasan media vida quejándose, maldiciendo su suerte, jadeando en la lástima y la desdicha. Un guerrero, un valiente no tiene tiempo para la autocomplacencia. No desperdicia ni un minuto en contabilizar cuanto ha perdido o cuanto podría haber ganado si las cosas hubieran ido de otra manera. Simplemente lo vuelve a intentar, una y otra vez.

La vida es un juego. No hay tiempo para lamentos. Debemos continuar y forzar cada segundo para conseguir nuestros propósitos más elevados, nuestras metas más imposibles. Formar nuestro carácter, poseer un móvil correcto, desarrollar el poder para organizar el tiempo, meditar cada paso mientras respiramos conscientemente sobre la fuerza de la voluntad. Cada cosa que hagamos, cada movimiento, nos alejará del tedio, nos acercará a la vida y nos hará más valerosos y consecuentes. La virtud nos poseerá y seremos libres de corazón. No esperes más, ¡comiénzalo ya! Sea lo que sea. ¡¡¡Hazlo!!!

Anuncios

4 thoughts on “¡Comiénzalo ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s