¿Nueva economía? Hacia la economía del don…


a

Querido I.,

estamos estudiando con detalle tu propuesta económica y hoy hemos dedicado buen tiempo de la reunión de los martes a comentarlo con calma. M. se ha comprometido a enviarte algunas letras para detallar algunas visiones que tenemos sobre algunos asuntos. Es especialmente curioso todo lo que tiene que ver con la economía dentro del proyecto O Couso, un modelo tan alejado de lo tradicional, y al mismo tiempo, tan arriesgado.

Nos hemos dado cuenta, al ver todo el plano económico, de lo lejos que estamos del que ya empezamos a llamar antiguo modelo. Para algunos autores, la nueva economía ya no está enfocada en la producción de cosas sino en la producción de conocimiento. Nosotros, siguiendo ese idea (que no es más que trasladar el modelo de producción de un lugar a otro disfrazándolo de “nuevo”), nos adherimos a una corriente que llamamos ingenuamente integral y que pretende no tan sólo crear conocimiento, también crear y servir de inspiración desde una nueva perspectiva. 

A pesar de que el fenómeno de ecoaldeas lleva más de cincuenta años funcionando, vemos como su modelo económico se ha quedado, a nuestro particular entender, obsoleto en algunas cosas. No es que nuestro modelo sea revolucionario, simplemente vemos que difiere enormemente del que plantean las ecoaldeas actuales, las cuales utilizan un lenguaje y una praxis muy similar al que utilizamos en el “antiguo sistema” o en la estructura hegemónica, quizás decorado con tintes ecológicos y sostenibles, pero basados en sus mismas premisas de oferta y demanda. 

Deja lo que puedas y coge lo que necesites” no es sólo una frase bonita y modélica, encierra dentro de sí un nuevo paradigma de responsabilidad con el dinero y los recursos, con el trabajo y nuestra autorealización. Nosotros no rechazamos el dinero, simplemente le dotamos de otra utilidad, de otro significado, de otra visión marcada, como decíamos, por la gestión de una nueva consciencia o una nueva cultura ética. Eso significa que las cosas en sí mismas no tienen precio ni valor tal y como se expresa en los mercados capitalistas (tendría que repasar a los clásicos de la economía para ponerme al día), sino que las cosas, los servicios, y todo lo que repercute en los aspectos materiales del ser humano deben dotarse de un nuevo sentido, y por lo tanto, de una nueva estrategia de intercambio. No están basados en la ley natural de la necesidad, ni tampoco en la ley de la oferta y la demanda, sino que nacen de una necesidad humana de autorealización no por y para obtener dinero, sino por y para obtener alegría y felicidad en el compartir, la generosidad y el respeto. 

O Couso no aspira a vender lechugas, ni a hacer negocio con la artesanía o pedir subvenciones para plantar castaños. En O Couso habrá lechugas, artesanía y castaños, pero no condicionados por la ley de la oferta y la demanda, sino marcadas por el desarrollo de nuestros dones y talentos. Es decir, el valor estará en el don, no en el producto. Estará en la inspiración que ese don pueda ofrecer a otros, pero no en el coste monetario del mismo. Esto se parece al anuncio de aquella tarjeta de crédito que decía eso de que hay cosas que no tienen precio (para lo demás, la tarjeta en cuestión). Nosotros nos queremos centrar precisamente en esas cosas que no tienen precio, que no es ni más ni menos que sacar lo que llevamos de genuino y auténtico y compartirlo desde la cooperación y la generosidad, desde la honestidad y la alegría. Esto rompe totalmente con todo el modelo económico antiguo e incluso con los modelos más actuales (como el de “nueva economía”, que centra su fuerza y desarrollo en internet). Lejos de la competitividad, de la producción, la productividad y los sistemas de organización actuales, desarrollamos nuestra praxis reorganizando todo el modelo y su estructura desde su propia base.  

No queremos cobrar por lo que hacemos, queremos compartir lo que hacemos. Esto no significa que queremos optar por el obsoleto modelo del trueque, sino que queremos basar nuestras relaciones en la “economía del don“, en esa que se preocupa de que no le falte nada a nuestro vecino, o si quieres, en el dar sin esperar nada a cambio

No tenemos prisa ni necesidad por poner un tejado o una ventana nueva. Si tenemos recursos lo haremos y si no tenemos recursos no lo haremos y viviremos felices profundizando en nosotros mismos y en las relaciones grupales y con el entorno. La necesidad de bienestar viene marcada por satisfacer aquellas cosas que nos hacen humanos y nos alejan de las bestias. De ahí que para realizar la transición hacia la completa e integral satisfacción de las necesidades básicas no debamos dedicarle todo nuestro tiempo a ello, sino unas horas al día o aquellas que nos hagan felices. Así, nos queda todo el resto para poder profundizar en nuestros dones. 

Realmente esta (arriesgada) apuesta quiere servir de inspiración y desea innovar y profundizar en los aspectos psicológicos, éticos, sociales y morales de la sociedad. La economía, el orden económico es de vital importancia, pero deseamos tratarlo desde una nueva base, desde una nueva perspectiva más compleja y menos lineal. Las bases de una nueva sociedad deben proyectarse desde una nueva visión. No queremos una interpretación unilateral (oferta-demanda) de la economía, deseamos profundizar en todas sus facetas e integrarlas en todos los aspectos de nuestra vida. 

De todo esto te hablará con más calma M.  y estructurará mejor algunas ideas que hemos tomado esta mañana para que la descripción que haces en el trabajo del modelo económico de O Couso se acerque algo más a la realidad. 

Por favor, no dejes de ponernos al corriente porque el tema nos está inspirando y nos ayuda a resituarnos y afianzar nuestra visión.  

Un abrazo sentido y felicidades por el esfuerzo y el trabajo realizado… 

a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s