La rotación jerárquica


a

Estaba redactando la carta de cese de la presidencia de la fundación para ser coherentes con nuestros propios principios de rotación armónica, cuando pensaba en esos anquilosados sillones inamovibles de la política, de las instituciones, de las empresas, de todo aquello que nace de una jerarquía de poder cuyo único propósito rezuma deseos vanidosos inamovibles, generando de paso que la sociedad no avance ni progrese.

Hay algunos tan aferrados a sus sillones que prefieren destruir la institución entera antes que abandonar su posición. Véase el caso de las dictaduras, de los partidos políticos donde no hay renovación ni libertad de elección, de personas que creen de repente ser dueños de instituciones que llevan siglos funcionando con normalidad. Realmente vivimos en una democracia disfrazada donde no existe una necesaria higiene institucional.

Cuando estudiaba la institución masónica, una de las cosas que más me llamaron la atención (véase el libro “Entrevista a un masón, perspectiva antropológica de una realidad ignorada“) fue la rotación de sus cargos. Uno se tira media vida para llegar a uno de los cargos más altos como puede ser el de “Venerable Maestro”. Pueden pasar diez o veinte años hasta que llegas al mismo y cuando lo consigues, cuando has pasado por todos los oficios y grados posibles desde el más joven aprendiz hasta el de maestro pasando por el de compañero, de nuevo, tras un año de “veneratura”, vuelves al comienzo. Te conviertes en un humilde “guardatemplo” cuya única misión será la de vigilar que los vicios mundanos no perturben el ritual ni condicionen el ritmo de los trabajos.

En la fundación y en el proyecto optamos por ese modelo, por eso, tras un año en el cargo de presidente, llegó el tiempo de rotar y dejar que otros asuman ese rol. Lo hacemos a consciencia de que el verdadero poder carismático no reside en los puestos de “control”, ni en las representaciones de uno u otros cargos, sino que reside en el silencioso y arduo trabajo de cada uno de nosotros en nuestros respectivos trabajos diarios. Por eso es normal ver al presidente de la fundación limpiando las heces de los retretes o a la vicepresidenta cocinando para treinta o a la secretaria dirigiendo a un número sin fin de gente. No se trata de ejercer ningún poder, sino de empoderarnos todos en el trabajo diario, de seguir la estela de cooperación y apoyo abarcando con nuestras manos y corazones los trabajos del día a día. Nuestro único poder es el que sirva de inspiración, de ejemplo, de sencillez.

Nuestra jerarquía obedece a otros patrones, quizás a los de antaño, a eso de respetar a nuestros mayores, de proteger a nuestros jóvenes, de ayudar al hermano y la hermana y a mirar a la naturaleza con reverencia y respeto. Sentimos que el verdadero poder no reside en ningún líder carismático, sino que el verdadero líder es aquel que se agacha a limpiar los pies del peregrino, o aquel que asume que la verdadera jefatura reside en el grupo.

En O Couso estamos rompiendo con muchos viejos esquemas, y eso nos hace fuertes para afrontar todos aquellos muros que deberán caer en las próximas décadas. Si tenéis algún puesto de representación o de poder, reflexionad, ¿cuánto tiempo lleváis ahí sin ceder el testigo? Volvamos al sagrado círculo, allí donde todos podemos vernos las caras y humildemente compartir nuestro pecho descubierto y sincero.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s