¿Te vienes a Escocia?


a

Sólo marcho por caminos que tienen corazón.” Juan de la Cruz.

Mientras contestaba a las preguntas que la periodista de la agencia EFE me hacía esta mañana sobre el Proyecto O Couso intentaba poner orden en todas las experiencias que durante un año hemos experimentado en esta aventura. Sin duda ha sido una de las mejores cosas que muchos hemos hecho en mucho tiempo. Además, nos ha dado la oportunidad de organizar nuestras vidas hacia un sentido mayor, más amplio, más cercano a esa posibilidad de experimentar en nuestras carnes la esencia de colaborar con algo mayor.

De forma individual, ha organizado también nuestros proyectos personales, intentando mantener ese sano equilibrio entre lo grupal y lo propio. Así ha sido en mi caso, donde, una vez puesto en orden algunas cosas, me he lanzado por fin a dar respuesta a una necesidad vital que llevo arrastrando muchos años.

Son muchos retos los que se presentan por delante. Pero uno se hace fuerte y valiente para ir asumiendo cada cosa en su debido tiempo. El vivir en una caravana tiene ciertamente algunas ventajas. Entre ellas, el no tener que pagar una hipoteca o un alquiler. Puede resultar paradójico, pero en esencia, el gran lío de nuestras sociedades postmodernas tiene mucho que ver con nuestros trabajos y nuestra necesidad de pagar un lugar donde vivir. Es algo que no ocurre de forma natural en la naturaleza. No nos cansamos de ver desde nuestras caravanas a esos pajarillos del bosque que se posan en cualquier rama y comen de los frutos que los propios árboles producen. En el reino humano hemos sofisticado tanto nuestros aspectos materiales que debemos atender esos asuntos dedicando gran parte de nuestra existencia. El futuro ideal, el futuro que se proyecta a medio plazo difiere de esa realidad. Lo sugerente, lo apropiado sería poder trabajar cuatro horas al día, como hacemos en O Couso, y dedicar el resto del tiempo para poder expresar nuestros dones interiores, nuestros talentos más preciados.

Todo esto me ha permitido, como decía, afrontar uno de mis grandes sueños pasados: terminar la tesis doctoral. Gracias a la apertura de algunas puertas y contactos, voy a tener la oportunidad de disfrutar de tres meses de trabajo académico en el norte de Escocia, en la Comunidad de Findhorn, precisamente en el lugar donde hace unos años empecé mi tesis doctoral. Me pasaré el día haciendo entrevistas, investigando, observando, participando activamente en la vida ordinaria, estudiando y redactando la tesis final.

He decidido, como otras veces, volver al norte de Escocia en coche para una vez instalado allí, tener libertad de movimiento. Llevo unos días en cama por un cólico nefrítico y tras salir del hospital justamente cuando andaba preparando este viaje me preguntaba muchas cosas y me asaltaban algunas dudas. Pero los caminos que nacen del corazón no pueden, sin tentar mucho a la suerte, dejarse a un lado. Así que si todo va bien, a finales de este mes, saldré desde Galicia al norte de Escocia. Si alguien tiene necesidad de viajar a Francia, Inglaterra o Escocia en los próximos días que se apunte al viaje. Tengo plazas libres. Es toda una aventura, pero merece la pena vivirla…

(Foto: esta mañana el perro Geo venía a saludarme… Siempre posa para las fotos como un auténtico profesional).

Anuncios

3 thoughts on “¿Te vienes a Escocia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s