Las preocupaciones del flujo temporal


a

“Basta un abandono sincero, una verdadera gratuidad, una ruptura de los resortes del ego, para que con la gracia puesta de nuevo en circulación, el don reaparezca en todo su asombroso esplendor”. (Cattiaux)

Hace dos noches me dio un tremendo dolor. Al llegar al hospital me dijeron que se trataba de un cólico nefrítico, uno de los dolores más fuerte que existen. Estuve toda la noche ingresado recibiendo tratamiento y observación para recuperar la normalidad.

Mientras la ambulancia me llevaba al hospital y me retorcía en la camilla ante tanto espasmo, reflexionaba sobre todo lo pasado. ¿Qué había provocado esta crisis corporal? Hace unas semanas me dieron una buena noticia. El reto de poder terminar la tesis doctoral en el lugar donde comencé, en la bahía de Findhorn, en Escocia. Gracias a un golpe de suerte, podría estar los tres meses de primavera encerrado en la comunidad escocesa rematando este ciclo de diez años.

No sé si lo uno guarda relación con lo otro, pero todo coincide. Durante dos semanas me he visto encerrado intentando dejar lista la empresa para marcharme tranquilo, buscando recursos para poder sufragar el viaje y dedicando muchas horas a trabajar sin cesar para poner orden en todo.

De alguna forma, ese exceso de trabajo, de estrés añadido, pero sobre todo, de recuerdos del pasado que se han ido removiendo una y otra vez tenía que salir por alguna parte. Dicen que el riñón simboliza los miedos y las frustraciones. Realmente sentía cierta frustración por no haber terminado la tesis en estos últimos diez años. Y pensé que este año era perfecto para hacerlo, para enfrentarme a ese reto personal y poner por fin orden en muchos asuntos que deben morir para dar paso a un reto mayor.

Abandonar el individualismo y todas las formas y relaciones basadas en el mismo es ese reto mayor, una prueba personal que requiere de mucho trabajo y dedicación. Liberarnos del dolor, de las presiones y preocupaciones del flujo temporal, es una meta que nos ha de conducir a la visión universal de todas las cosas, a una nueva relación con la vida y con el sentido de la misma.

Cuando de repente te ves en la camilla de un hospital, casi agonizando de dolor, al borde de una muerte psicológica, te preguntas sobre el sentido de todo. Descubres la fragilidad que nos sustenta, la insignificancia de toda nuestra existencia cuando el cuerpo decide llegar a su fin, o simplemente avisarte con un dolor profundo de lo frágil que es todo. En ese momento, sólo deseas recuperarte rápido para dedicar lo que queda de vida a lo que realmente importa. En mi caso, abrazar la universalidad de la vida y encender la llama de la sabiduría, del amor y la voluntad en todos los corazones. Que ese buen propósito me guíe y pueda así cumplir mi parte.

Anuncios

4 thoughts on “Las preocupaciones del flujo temporal

  1. Javier Javier…das demasiado,y aquí, tarde o temprano se paga con salud.
    La naturaleza de nuestro cuerpo es sabia,y de vez en cuando nos manda avisos corporales para forzosamente tomar un pequeño descanso.
    Te va a venir muy bien el descansito físico y mental en estos días de recuperación…calorcito,comida caliente,algún mimito de alguna enfermera…De corazón,deseo tu pronta recuperación y ver de nuevo esa carita de felicidad merecida.
    De dolor ni hablamos…CUIDATE,para seguir cuidando. Abrazos buen hombre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s