Hacia la revolución integral


a

Estamos viviendo un momento de transformación social y cultural donde viejos valores y principios se renuevan y empoderan en una nueva mentalidad política, económica, cultural y social, filosófica y espiritual.

La transición del individuo social hacia el individualismo ha provocado una transformación necesaria, donde el ser social e individualista se fusiona para crear una nueva entidad cultural: el individuo integral. Es decir, aquel que es capaz de integrar en solitario y en colectividad una nueva dimensión de relaciones.

Esto se puede ver en la necesidad de una regeneración política y económica donde los desvalores de la competitividad y egoísmo dejen paso a principios y valores de cooperación, de apoyo mutuo y solidaridad.

Todo esto se puede ver en los nuevos grupos políticos que están surgiendo, así como en los movimientos que nacen para dar respuesta a las nuevas necesidades, como las cooperativas de trabajo integral, como las ecoaldeas o comunidades integrales o las ciudades en transición, como el movimiento de decrecimiento, la permacultura o la agroecología.

Realmente estamos siendo testigos de una lenta pero necesaria revolución que guarda distancia con los antiguos paradigmas de revolución social. Ahora la revolución se entiende como un cambio en la psique individual y colectiva, pero un cambio pacífico, silencioso, cargado de acciones individuales y colectivas que pretenden influenciar en el espacio social desde el ejemplo y la acción y no desde la protesta o la violencia verbal.

Existe un trabajo individual irrenunciable de mejora, pero sobre todo, lo que caracteriza a este nuevo paradigma de cambio es el trabajo grupal, la iniciación colectiva hacia una nueva dimensión de cooperación. Estamos siendo testigos de un profundo cambio donde empezamos a valorar la vida desde su sencillez, donde decidimos voluntariamente poner barrera al consumo desbocado material para dar paso al consumo de experiencias, de sentimientos compartidos, de vida alegre y buen vivir.

¿Cómo participar en esta revolución? Buscando, apoyando o creando movimientos alternativos, lugares donde la creatividad y el amor compartido sean la premisa. Organizaciones o movimientos donde no exista el insulto al otro, donde todos puedan participar de forma pacífica y no violenta en la toma de decisiones. Creando, participando o apoyando iniciativas de convivencia, de economía compartida o de sistema de creencias liberados de los antiguos paradigmas. Hay mucho por hacer, y estamos llamados a cumplir con nuestra parte.

(Foto: amigos cooperando en la Comunidad Integral de O Couso. Un lugar de exploración interior y compartida).

 

Anuncios

3 thoughts on “Hacia la revolución integral

    • Estuve a punto de ir pero tenemos tantos frentes y revoluciones abiertas que no podemos estar en todas… Pero me alegro mucho que pudieras ir… Me hubiera encantado poder estar allí… (hace unos años me marché al centro de Madrid a vivir para no perderme ni una marcha… de hecho participé en todas…) Ahora la revolución me lleva a otros lares… 🙂
      besitossssssss

      Me gusta

  1. La verdad es que vosotros estáis en el cambio desde bien el interior “… de un mundo bueno, un mundo mejor…” qué más decir?.

    Esta ha sido mi primera experiencia en una manifestación/marcha grande y fue especial, excelente ambiente.

    Besitos, Javier.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s