COMO SI… o la Ciencia del Antakarana


a

Cuando alguien tiene dudas sobre su vida, suelo preguntarle qué haría si dispusiera en el banco de algunos millones de euros. En el noventa por ciento de los casos enseguida se aclaran las dudas y surgen con entusiasmo soluciones a sus problemas o conflictos. También en el noventa por ciento de los casos les hago ver que esas cosas también podrían hacerlas sin la necesidad de tener ese dinero en sus manos. Sólo aplicando un poco de voluntad y amor a toda situación, y actuar COMO SI realmente tuvieran ese dinero, como si dispusieran de ese empoderamiento interior. Es simplemente crear un puente entre la vida y la plena consciencia, eso que los místicos llamaban la ciencia creadora del antakarana. Porque al poseer la visión de esa plena consciencia somos sabedores de aquello que realmente se dibuja como nuestro propósito interior. Y en ese momento nada puede detener nuestro caminar.

Cuando se profundiza en los aspectos más profundos de la ciencia del Antakarana nos damos cuenta de que no existe separatividad, ni entre la luz que nace de la personalidad, de nuestra escasez y conflicto, ni la luz que nace del alma ni las luces que nacen del trabajo grupal. Eso provoca una consecuencia útil: todo lo que hagamos desde al alma lo estamos haciendo desde la acción grupal, y por lo tanto, ya no tratamos de vivir para satisfacer nuestros caprichosos anhelos, sino que nos damos a una tarea mayor.

Todas las acciones que nacen de la actividad pura es impulsada por el bien común y la necesidad grupal. Además, empezamos a comprender la relación existente entre energía y fuerza, entre todo aquello que entra en nosotros y todo aquello que sale de nosotros, entre el amor y la voluntad, entre la sabiduría y el poder de las cosas. La ciencia del Antakarana es aquella que nos enseña a construir el puente entre todas esas energías que nos ponen en contacto y comunicación con la esencia más profunda del ser. Es una ciencia porque requiere de una técnica específica y de un modelo teórico y práctico que consuma nuestro anhelo de unión, de plenitud.

Cuando esto ocurre realmente y se tiene la suficiente visión sobre este importante aspecto, las palabras “hágase Tú Voluntad y no la mía” adquieren un significado profundo. Nuestras pequeñas voluntades con las pequeñas necesidades de la triple personalidad (físicas, emocionales y mentales) quedan olvidadas, apartadas, para dar paso a la Gran Necesidad grupal y a la correcta disposición del trabajo en grupo. Entonces la pregunta sobre el millón de euros en el bolsillo ya deja de tener sentido, así como su respuesta. Ahora el campo de experiencia humana se ensancha y las necesidades son otras. La vida cobra otro sentido amplio.

Existe ese hilo de consciencia que nos une a esa gran red etérica de vida que todo lo envuelve. Sólo debemos apartar un poco la mirada de nuestra personalidad egoísta e individual para darnos cuenta de esa gran unidad existente. Nada puede separar la vida y nada puede extinguirnos de ese mundo unificado. Cuando somos sabedores de esa realidad, nuestra visión sobre las cosas cambia drásticamente.

Una de las técnicas para potenciar el trabajo del antakarana es la llamada “COMO SI”. Resulta fascinante trabajar actuando COMO SI ya estuviéramos fusionados con el alma y COMO SI realmente fuese posible la construcción del antakarana y la plena consciencia. El trabajar de esta manera es revelador y hace que toda nuestra vida se transforme inevitablemente, ya que al utilizar nuestra imaginación creadora, de alguna forma estamos influyendo en que eso realmente ocurra. Todo nuestro enfoque, toda nuestras relaciones, todo nuestro trabajo adquiere un matiz diferente. En algunas ocasiones, incluso drástico, ya que entregamos toda nuestra existencia al servicio consumado, a la generosidad de compartir todo aquello que nos hace más libres, más humanos y más lúcidos. Todo, como decíamos, tras un largo trabajo interior donde se aplican técnicas definidas que nos ayudarán a soportar las influencias de esa nueva visión, de esas nuevas fuerzas y energías con las que contactaremos inevitablemente. Al expandir la consciencia también debemos expandir la responsabilidad con la misma, una responsabilidad que se hace doble: hacia nosotros mismos y hacia el grupo.

Dicho esto, ¿qué harías si tuvieras unos millones en el bolsillo? Pues empodérate y actúa COMO SI ya los tuvieras. Hay mucho por hacer…

 

(Foto: © Jacky Parker)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s