Todo para ellos


a b

Es fascinante atravesar las montañas cargadas de niebla. Es como entrar en otra dimensión, especialmente cuando sabemos que alrededor de todo sólo hay bosques y cumbres que reservan sus secretos para siempre. Uno se siente un poco caballero entre los caminos. Sabedor de algo especial que se cuece en el atanor de la vida y sus destinos y amante de todo ese ciclo inmortal que transcurre en silencio, en sigiloso movimiento continuo.

Con tanto viaje hemos perdido la noción del tiempo. El sábado dormíamos en Madrid y el domingo volvíamos a O Couso para luego el mismo lunes volver a Madrid y hoy a O Couso. Y mañana de nuevo a Madrid, y así todo lo que resta de semana hasta que completemos esta nueva mudanza. Pura impermanencia.

Ayer vivimos momentos emocionantes en la última meditación en Dharana. Casi no tengo palabras para expresar todo lo que ese lugar ha significado. Todos sentimos mucha pena por el cierre, pero al mismo tiempo, palpitamos en el ambiente una especie de impulso hacia algo mayor y mejor. Somos conscientes de la necesidad, de la urgencia de actuar. Ahora estamos aprendiendo a hacerlo con la mayor de las sabidurías. Para eso a veces hay que errar, porque al fin y al cabo es la propia experiencia lo que nos dota de esa sensibilidad especial hacia las cosas. Es cuando practicamos los caminos cuando de verdad podemos afianzar la enseñanza de los mismos.

Ver mapas, especular sobre las cosas, ayuda a hacernos un perfil aproximado de la experiencia. Pero no tiene nada que ver con la misma. Por eso sentimos que Dharana nos ha abierto a todos una gran puerta con la que poder sujetar desde ese plano arquetípico fórmulas apropiadas para ejercer en el futuro mayor seguridad y temple en la puesta en marcha de puntos de luz, de lugares para compartir.

Un punto de luz no deja de ser un foco de esperanza, de fe en el ser humano y en su condición plena. Es un lugar de encuentro donde se concentran las fuerzas necesarias para impulsarnos como meros transmisores de algo mayor que nosotros, algo más bello y transcendental. De ahí la necesidad de materializarlos, de precipitarlos desde lo más alto hacia lo más cercano. De ahí la urgencia de aunar esfuerzos para formar parte de esa luminaria invisible que pretende encender nuestros corazones.

Hemos practicado los caminos y alguna huella habremos dejado en esas almas con las que hemos podido disfrutar de tantas cosas. Nos dimos cuenta cuando ayer, en la despedida, la niña Giomar explotaba a llorar tras la meditación y el ágape. Sus hermosos padres nos decían que los niños no hacen más que hablar de O Couso, y de que les gustaría irse allí a vivir. La verdad es que escuchar estos testimonios que nacen de voces inocentes nos llena de fuerza para seguir adelante. Así que no importa cuantos viajes tengamos que dar esta semana. Todo será para gloria del gran arquitecto de esta conjura hermosa. Todo para ellos, nada para nosotros, como decía la caballería espiritual de antaño. Así nos sentimos, caballeros andantes, buscadores del Grial oculto, amantes de los Caminos. Seguiremos adelante, inevitablemente.

Anuncios

2 thoughts on “Todo para ellos

  1. Amigos Galleguitos…No tienen idea de como es esto en Sudacalandia…..Cuando se viaja desde el Nivel del Mar…Y se llega hasta más de cuatro mil metros de altura….Sencillamente…Como dicen los Colombianos…Es la Berraquera….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s