Un acto de libertad


DSC_0151

Cualquier observador objetivo diría que hoy es un día especial. No siempre ocurre que puedas, además en tiempos de crisis, poder comprar un pequeño piso y pagarlo al contado. Varias circunstancias se dieron para eso. La primera tiene que ver con un golpe de suerte empresarial. Algo tuvimos que hacer bien en el pasado para que en este presente llegara un dinero inesperado.

Intentamos, con al menos parte de ese dinero arreglar los tejados de la casa que compramos para el proyecto O Couso, pero por un golpe de mala suerte, no pudimos encontrar a nadie que nos lo pudiera hacer. Eso nos ponía en un grave apuro a la hora de ofrecer este invierno unas condiciones adecuadas para acoger a las personas que vendrán a celebrar el año nuevo a nuestro lado. También ante la incertidumbre de no saber como puede ser la supervivencia en las caravanas cuando el invierno aceche ahí fuera. Empezamos a buscar alternativas y vimos que había un pequeño piso que la compañía estatal de Correos subastaba. Empezamos a pujar y como fuimos los únicos en hacerlo, pudimos sacar la subasta por diez mil euros menos de lo que solicitaban. Otro golpe de suerte. Por menos de la mitad del dinero que habíamos recibido y por menos de lo que me había costado mi último coche nos hicimos con un piso en el centro de la ciudad de Samos.

La mala suerte de tener que cerrar el centro de Madrid revierte en la buena suerte de tener un lugar en Samos donde refugiar a todo aquel que por circunstancias diversas no pueda aguantar las incomodidades de la vida campestre aquí en el bosque. Eso para nosotros es una satisfacción porque no todo el mundo puede soportar el hecho de que aquí arriba no dispongamos de agua corriente, ni de duchas, ni de lavabos ni de electricidad.

La otra ventaja que vemos es que podremos traer a ese lugar nuestras empresas, ahorrando así alquileres y otros gastos que a veces resultan imprescindibles para cualquier negocio, y también, dicho sea de paso, difícil sostener en los tiempos que corren.

Visto desde la distancia, lo que en un principio parecían actos de “mala suerte” con el tiempo ha ido cogiendo forma y casi de manera algo mágica ha situado nuestra ya de por sí privilegiada situación –vivir en una caravana tiene muchas ventajas- en algo extraordinario. De hecho tememos que el halo romántico de esta situación se difumine algo por la cosa de tener un lugar adicional donde ducharnos, donde disponer de una lavadora o incluso un lugar donde pasar algún tiempo de relax si el frío fuera excesivo. Cualquiera diría, visto desde fuera, que nos estamos aburguesando. Sea como sea, nos sentimos satisfechos por la manera en que todo se ha desarrollado y tejido. Es como si al tomar la decisión radical de venirnos a vivir al bosque viniera acompañada de cierto “dharma” añadido. Y además todo de forma tan rápida, porque fue empezar a tomar decisiones cuando el universo empezó a su vez a darnos hermosas sorpresas.

Cuando esta mañana firmábamos en la notaría de Santiago de Compostela la compra del piso y lo pagábamos al contado, sin hipoteca, los vendedores de Correos y la inmobiliaria casi no daban crédito. A decir verdad, nosotros tampoco. Esa especie de sensación de libertad, de no depender de bancos, de hipotecas, de intereses debería ser el ideal a alcanzar. En lo profundo de toda la cuestión, para nosotros que habíamos perdido algunas casas en el camino era como un verdadero acto de psicomagia. Una especie de regalo por haber aguantado las inclemencias del destino y a su vez, no haber renunciado a nuestros sueños más profundos. La magia, dicho así, a veces se manifiesta a raudales.

Ahora que todo parece tomar cierta forma, nuestra prioridad consiste en construir con nuestras manos todas las casas que sean posible para que muchos puedan beneficiarse de esa clase de libertad. Disponer de una vivienda digna sin amañar con ello tu existencia de por vida. Ojalá esto se convirtiera algún día en un alto ideal universal.

(Foto: Esta mañana en la notaría de Santiago mostrando el título de compra de la vivienda).

Anuncios

4 thoughts on “Un acto de libertad

  1. Felicitaros por la compra de vuestro nuevo piso…y de passo decir a…LAURA…que creo es la que se encarga de esos temas…que nuestra hija Lara (que estuvo este fin de semana con nosotros)tb. quiere ir a pasar el fin de año con nosotros a O COUSO. Un abrazo de Paco y mio para vosotros, CAROL…Y los que se encuentren en ese DIVINO lugar.

    Date: Mon, 17 Nov 2014 19:58:24 +0000 To: mafiripy53@hotmail.com

    Me gusta

  2. No sé qué decir, ante tanta alegria que siento internamente por saber que yá teneís un sitio donde estar y en el que podaís seguir cumpliendo vuestros sueños… quizás mi espíritu de madre sentía en lo profundo vuestras ultimas adversidades…vosotros dos teneís ese “Dharma” del que hablas, siempre he pensado que los “cielos” nunca, nunca os van a dejar solos… lo demás son lecciones de vida que nos ponen a prueba para saber si somos capaces de “aguantar el chaparron”.
    Felicidades, muchas enhorabuenas, muchos sueños cumplidos y los que falta por cumplir… “caminante… se hace camino al andar”, yá tú sabes” 😉
    Os quiero seres de luz… Namasté ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s