11N


a

Por primera vez, liberado de las cadenas del estado, el individuo podrá desplegar su talento, su inventiva, su genialidad y su instinto de apoyarse en sus semejantes y a la vez protegerlos”. Proudhon

Hoy he dormido en el local donde tenemos un pequeño lugar de meditación en Madrid. Ha sido un placer enorme poder despertar junto a la vela que a tantas almas ha iluminado en estos últimos meses. Por desgracia esa vela se extingue. Hay que apagarla por un tiempo y trasladarla a lugares seguros, donde pueda permanecer aún más libre de prejuicios, de pensamientos peligrosos, de ausencias, de creencias infantiles, lejos de banderas y patrias. Incluso lejos de estructuras y adormideras del espíritu.

Podía haber dormido en cualquier lugar. Amigos no me faltan en esta bella ciudad de Madrid. Incluso podría haber dormido en hermosos hoteles o en lugares inimaginables. Pero elegí el riguroso suelo de este lugar de meditación para sentir en las carnes esa sensación de libertad que a uno le acompaña cuando hace lo que realmente siente en su fuero interno independientemente de estructuras mayores, ya sean políticas, económicas o sociales.

En mi 11N particular me jacto de haber dormido con un profundo libro de Proudhon donde analiza el anacronismo de los estados y la necesidad de crear colectividades autónomas y autosuficientes capaces de prescindir de mediaciones capitalistas y estatistas.

Es por ello que siento, al igual que Proudhon, cierta perplejidad al observar con sumo detalle los acontecimientos que navegan, en contra de la historia, en Cataluña: la intentona de crear nuevos estados. Proudhon soñó con las federaciones de productores libres. Esta tarde llegaré a una de ellas. Un territorio que hemos liberado del yugo de la propiedad privada para protegerla de los envites del egoísmo y la ignorancia, la separatividad y la competitividad. En ese privilegiado espacio no hay más banderas que las que se enarbolan desde las ramas de los árboles abrazando a otros árboles. Es el bosque y su aliento el que produce el anhelo suficiente de identidad. Son los prados los que originan el alimento que asciende por nuestras venas para sabernos útiles con la tierra. Allí compartimos la inercia del vivir en un estadio justo y equilibrado, sin necesidad de supeditar nuestras necesidades a altares mayores. No tenemos más Dios que el del Amor y más patria que la generosidad que nace de nuestros corazones. Es así como entendemos la libertad. Allí no hay fronteras, hablamos todos los idiomas y nuestra cultura nace de la suma de todas nuestras circunstancias. Nos gusta sumar.

Por eso aborrecemos la idea de esclavitud que encierra ese maremágnum de sentimentalismos en torno a una bandera, a la creación de un nuevo estado opresor y controlador. Por eso nos escandaliza la sola idea de ver a todo un pueblo hipnotizado por una sucesión de manipulaciones emotivas que sólo pretenden favorecer a la ignorancia. Amaríamos a un pueblo insurrecto en contra de un estado tiránico, pero no de una parte de un pueblo que aborrece a un estado con la única intención de crear otro de similar naturaleza. Eso no es ni revolucionario ni procede de ninguna razón de libertad. Es simplemente un ajuste de cuentas histórico que nace de la visceralidad más patética y el degradado sentimiento de xenofobia histórica.

En mi propio 11N me siento libre. He votado dormir en el suelo y me he levantado con la voluntad de cerrar las puertas de la ignorancia y la fácil arrogancia sentimentalista. No os contaré ningún cuento. Pero por favor, no mezáis ninguna cuna. El ser adulto se emancipa por propia naturaleza de banderas, estados y emociones trasnochadas. El desarrollo del alma humana prescinde de arrebatos contra la autoridad y persigue humildemente la unidad y el bien común. Sencillamente porque la única y posible autoridad es la que nace de la lucidez interior y de la generosidad con lo otro, sea lo que sea lo otro.

(Foto: © Ruben Redondo)

 

Anuncios

One thought on “11N

  1. Como comparto todo lo que dices sobre cataluña o cualquier estado, dejemonos ya de estructuras opresoras, sean conglomerados economicos, politicos , y permitamos que el individuo crezca y se desarrolle en armonia y cooperacion con otros individuos.

    Un fuerte abrazo.

    Francisco Javier

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s