Dejemos de hablar. Cuando la voz ha fallado, la salida se convierte en el último recurso. Sobre Cataluña


Miles de catalanes se manifiestan para reclamar independencia y pacto fiscal

Mas le dijo algo parecido a Maragall cuando este, en 2005, le acusó sobre las comisiones del tres por ciento. Recordemos que Mas, durante su etapa de Consejero de Obras Públicas de la Generalitat se vio envuelto en los casos de corrupción sobre las comisiones que cobraba su partido por adjudicaciones públicas. Años más tarde toda la familia Pujol y CIU se encuentran con problemas con la justicia por delitos de corrupción.

En 2010 Mas consigue ser presidente de la Generalitat gracias al declive del tripartit. En plena crisis económica y de relación con el gobierno central, Mas y el resto de dirigentes de CDC anuncian el giro independentista a favor de la autodeterminación de Cataluña. Algunas fuentes señalan que la razón fundamental de dicho cambio es la de distraer la atención de los escándalos de corrupción en los que CiU está implicada.

Banca Catalana, el caso Palau, la trama de las ITV, los escándalo en la sanidad, el agujero en las cajas de ahorro y todas las comisiones de investigación que fueron acumulándose en el Parlament desaparecieron para enfocar la atención en el proceso soberanista. Si eso estaba en la ruta del “círculo de confianza” que Mas reclamaba a Maragall para silenciar su denuncia, el objetivo ha sido conseguido. Ya nadie se acuerda del “problema” que denunciaba Maragall.

Con respecto al 9N, ya existe un antecedente: el referéndum independentista de 169 municipios de 2009 y la declaración como territorio catalán libre de 197 municipios y 5 comarcas en 2012. Recordemos que Cataluña está formada por 947 municipios y 41 comarcas. En 2009 participaron en la consulta 200.000 personas (aproximadamente un 30% de los convocados). El “sí” a la independencia ganó con casi el 95% de los votos, frente al “no” con un 3,52%. Se espera que en el nuevo 9N ocurra exactamente lo mismo. Es decir, que vayan a votar aquellos que están única y exclusivamente a favor del referéndum y la independencia. Por lo tanto, el éxito del “sí” está garantizado. Es bueno recordar que la inmensa mayoría de municipios de Cataluña (920 de 947) han aprobado, en los últimos días, mociones de apoyo al 9-N.

Junqueras hoy ha ido más lejos: “Dejemos de hablar y proclamemos ya la independencia”. ¿Para qué votar? El objetivo del independentismo no es votar y preguntar a la gente, es declarar la independencia a costa de lo que sea. La votación es un puro trámite. Sea como sea, estas palabras, desde un punto de vista político son duras y desde un punto de vista social son preocupantes, muy preocupantes.

El sacro error del Estado Español ha sido no facilitar los medios apropiados para que dicha consulta-desahogo emocional encuentre sus vías de escape. En Cataluña no todos están por la labor de la independencia, pero sí es cierto que los que están hacen mucho más ruido y cada día se multiplican exponencialmente.

¿Qué hacer ahora? El programa de ERC está muy claro. Según me confesaba uno de sus dirigentes en un encuentro en el Parlamento, lo que se pretende es el “choque de trenes”. De ahí el tono radical de Junqueras. CIU sigue siendo para ellos otro mal menor que hay que soportar y que utilizan para aglutinar al resto sobre su propio programa. El 9N es otro mal menor porque el objetivo es la independencia. Siguiendo los pasos que Macià hiciera con su pequeño ejército de voluntarios conocido como complot de Prats de Molló, se trata de crear otro complot más sofisticado que en la jerga interna independentista, según sus propias palabras, se conoce como “choque de trenes”.

¿Qué puede ocurrir a nivel nacional e internacional con todo este proceso acelerado y poco meditado por ambas partes? Los más pesimistas afirman que la fragmentación de España en pequeños estados-naciones hará que la entrada masiva de emigrantes por sus fronteras con África debiliten y termine con la cultura y la hegemonía europea a medio plazo. El racismo aumentará y los conflictos serán inevitables (véase lo que ya está ocurriendo en países como Francia o Austria). Los más optimistas hablan de que la independencia forma parte de un proceso de readaptación de los estados-naciones inevitable en la propia evolución de la cultura humana. A niveles prácticos no cambiaría nada. Sea o no sea Cataluña independiente los casos de corrupción seguirán existiendo en ambas partes y las crisis sociales se resolverán de igual forma. Los peajes seguirán existiendo porque pertenecen a La Caixa y el expolio quedará en casa, o cerca de ella (Andorra). Si Cataluña dejara de tener como rival al resto de España, se verían de cara con un serio problema. ¿A quien culpar ahora de todas las desgracias?

Sea como sea, estoy de acuerdo con Junqueras. Quizás sea el momento de dejar de hablar y repensarlo todo desde el principio. La independencia de momento no ha traído nada bueno excepto la fragmentación de la sociedad catalana y la radicalización de algunos. Quizás sea tiempo de callar y dejar de ver enemigos donde no los hay. L’Avi (Macià) defendió que el alzamiento armado de los catalanes era la única salida para la independencia. Esperemos que el choque de trenes no traspase ninguna línea roja y que la ciudadanía y no el rancio nacionalismo o el casposo patriotismo termine por gobernar nuestras vidas.

Anuncios

2 thoughts on “Dejemos de hablar. Cuando la voz ha fallado, la salida se convierte en el último recurso. Sobre Cataluña

  1. Existen situaciones que conforme se van alargando/expandiendo en el tiempo/espacio se van haciendo fatigosamente cansinas.

    Sería bueno que se dejara votar a los ciudadanos de Cataluña, pero también debería ser imprescindible que se nos explicaran las cosas claras.

    Algo así como: “el mes que viene habrá votación legal, nada de paripés, para decidir sobre la independencia de Cataluña y a partir de hoy será condición sine qua non para ello que cada postura política se vea reflejada de forma clara, entendible y sin medias tintas.

    Si somos independientes haremos esto, esto y esto… deberemos superar esto, esto y esto… no nos “venderemos”, o sí lo haremos, a países ricos que ya tienen un pie, sino los dos en este pedazo de tierra.

    La corrupción está también dentro de casa…

    La corrupción… será parte del pasado…

    ¿Es imposible ser claro, hablar claro a los ciudadanos?

    ¿Por qué, a estas alturas, seguimos dejándonos engañar?

    Hasta hace poco pensaba que todavía existía un sentimiento real de independencia, sin embargo, me estoy dando cuenta que todo es un acto económico mal entendido por unos y muy interesante para otros.

    Este detalle tiene sus ventajas: es más fácil manipular un interés que un sentimiento.

    Es una situación muy “feixuga” que se debería solucionar, contando siempre con el ciudadano, YA.

    No deberían seguir jugando con nosotros y nosotros no deberíamos participar de juegos engañosos, sí participar de realidades sinceras, si existen, claro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s