Lo que ocurra… Lleva la barca mar adentro…


a

“Lleva la barca mar adentro”. (Lucas 5, 4)

Hoy Arturo nos lo recordaba de nuevo en la meditación que ha dirigido esta tarde en el Centro Dharana: “Maestro, qué esperas de la vida. Lo que ocurra, contestó”. Esa contestación entraña una profundidad aplastante. Significa fluir abiertamente con la vida, con la existencia, con el devenir. Es, como dice el evangelio de Lucas, llevar nuestra barca mar adentro, olvidarnos de nuestros miedos y sentir la presencia y la necesidad de explorar en las profundidades. Eso implica dejar de buscar, dejar de empeñarnos en dividir nuestros esfuerzos en la constante e interminable búsqueda. Si buscamos es porque carecemos de la fe suficiente para aceptar que realmente existe un Misterio, que realmente existe algo que sobrepasa nuestro dócil entendimiento. Si buscamos es porque aún albergamos dudas y cierta esperanza, pero sobre todo muchas inquietudes no resueltas.

Cuando nos dejamos arrastrar por el flujo existencial, cuando entendemos que lo único que debemos buscar es la forma de contribuir al bien, entonces la vida toma un cariz diferente y la magia, eso que transforma toda nuestra realidad, se manifiesta a cada instante.

Lo que ocurra tiene mucho que ver con nuestra certeza de estar labrando el surco, la senda que conduce a la realización interior. Lo que ocurra tiene que ver también con esa necesidad de contribuir al orden invisible, a esa red que ordena todo cuanto ocurre en el caos aparente. También significa que de alguna forma nos convertimos en tejedores de luz, en nodos absorbentes de esa inmanente necesidad de ser útiles al Misterio.

La vida entera está llena de ocultas redes que transportan dádivas celestiales a aquellos que dejan de hacer cosas para procurar el aliento y la dignidad al mundo. Dejan de acumular, dejan de preocuparse por el qué dirán, dejan atrás los prejuicios y las ofuscaciones para convertirse en auténticos faros de luz. La historia nos ha llenado de ejemplos de personas y personajes que han entendido a la perfección el verdadero significado de llevar la barca mar adentro. De convertirse en pescadores de almas, de peregrinos que deambulan perdidos y que son arrastrados por sus redes a una causa mayor, a un estadio de consciencia desde el cual se puede divisar la vida desde una perspectiva más amplia y segura.

Lo que ocurra nos transmite el mensaje de que todo es posible, de que incluso lo más pequeño y ridículo puede transformarse en algo maravilloso y único. Algún día descubriremos en nosotros esa grandeza y seremos como dioses bondadosos. La generosidad y la inteligencia activa posarán al servicio de lo inmanente. Que ocurra… que la barca te lleve mar adentro y te libere…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s