Ese lugar donde la locura vaga libremente


 Zulito

He probado los sistemas, todos los sistemas de la razón.

Ahora sólo busco un lugar donde mi Locura pueda vagar libremente.

Jalāl ad-Dīn Muhammad Rūmi

 

 Las palabras de Rumi tienen un profundo significado. Cuando has catado todas las posibles formas de vida, cuando has procurado tener una observancia firme y tenaz sobre nuestro comportamiento y conducta individual y grupal, se aferran pocas opciones y se diluyen muchos sueños inocuos que carecían de sentido propio.

Aquí posado, en el café de la Luz, donde tantas y tantas cosas se han soñado, espero paciente para seguir adelante. Mientras esta mañana miraba atento el zulito donde he pasado casi dos años de mi vida, pensé que ya era suficiente. Que este cobijo, este refugio ha hecho su papel y es hora de abandonar su comodidad, su seguridad. Miro los libros y me pregunto qué puedo hacer con ellos en esta vida mía tan errante, tan díscola, tan disparatada. A la luz de la normalidad, tanto infortunio puede parecer una locura. Quizás no sea tan solo pura apariencia. Ahora que vamos a publicar en Nous “El Camino del Loco”, tanto cambio, tanto trajín, tienen y cobran un profundo significado.

Buscar un lugar donde la locura pueda vagar libremente es algo prohibitivo. Realmente cuando alcanzamos unas metas, unas conquistas, el espíritu curioso te empuja a viajar a otros lares, a bucear en otras metas. Esto, sin duda, no es compatible con una vida normalizada. Necesita de cierto grado de valentía, pero también de fortaleza. La incertidumbre siempre es problemática. Siempre te llena la vida de retos. Siempre te llena el espíritu de nuevas enseñanzas que requieren análisis, respeto y sinceridad interior.

Mientras espero paciente, aún con dolor en el pie accidentado, me pregunto como afrontar esta nueva situación de vivir sin casa, sin un lugar donde poder descansar de cada batalla. El zulito siempre fue un seguro refugio donde volver siempre. Ahora, sin refugio, sin lugar, la alteridad del momento me obliga a suponer una vida de verdadero peregrinar. Salir a los caminos, practicar los caminos, decía el Buda. Quizás se trate de eso. De no apegarse a la comodidad de la materia, sino moldearla a nuestro antojo, al antojo de esa fuerza superior que nos empuja a caminar, a perseguir sueños, a practicar las enseñanzas sublimes, a bucear en la conjetura de poder compartir más experiencias.

Añoraremos las oscuras noches del zulito. De allí nacieron muchas cosas. Ya está imantado, impregnado de valor y coraje. Ahora que lo disfruten otros. Me marcho a los caminos, que suena bien y parece romántico. ¿Cómo seguir escribiendo libros si no me cargo de experiencias? ¿Cómo seguir atemperando la fortaleza interior si no es a base de pérdidas y victorias? Gracias zulito por tus batallas. Ahora la vida continua… 

Anuncios

2 thoughts on “Ese lugar donde la locura vaga libremente

  1. “Y si puedes llenar el preciso minuto
    en sesenta segundos de un esfuerzo supremo
    tuya es la tierra y todo lo que en ella habita
    y lo que es más serás hombre hijo mío…. “ Rudyard Kipling

    No lo he podido evitar…

    Me gusta

  2. Queridísmos amigos:
    Este viernes retomamos en Madrid el espacio de oración y silencio. Ferraz esquina Marques de Urquijo ( Cripta ) a las 21.30h . Como siempre, a las 20.30h ensayo de cantos de Taizé. Me gustaría compartir con vosotros este bello espacio en la ciudad.

    Querido Xavi; tal y como hablamos este verano , si vinieras, no dejes de preguntar por mí.

    Un abrazo fraternal.

    Miguel Navarro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s