La peligrosa vida de los bosques


c

Sólo cuando vives en tus propias carnes la falta de estímulos que tienen que ver con el consumo y te entregas a la vida abundante del campo te das cuenta de lo innecesario de tantas y tantas cosas y del peligro que conlleva vivir esta experiencia donde poco o casi nada se necesita. Mientras esta mañana intentábamos construir un leñero para el invierno con algunas maderas que encontramos dentro de la casa observaba con detalle todo lo que pasaba alrededor. El perro Geo jugueteaba en el prado con las mariposillas, la gata Gaia cazaba moscas en la caravana, las gallinas buscaban algún rincón entre la maleza para depositar algún huevo. Llegó la cartera para entregarnos las primeras cartas y de repente tuve esa sensación extraña de recordar que ahí fuera hay algo de vida más allá de la imagen bucólica de la vida en los bosques.

Vivir aquí tiene sus peligros de cara al sistema. No necesitamos estar conectados a la red eléctrica, tenemos un pozo con agua abundante y pronto tendremos una huerta y algún sistema eficaz para producir alimentos todo el año. Nos rodean más de tres hectáreas de bosque con abundante leña para pasar el frío invierno. Podríamos decir que las necesidades básicas de alimento y cobijo las tenemos más o menos resueltas. Lo que en nuestras ciudades hemos dado por llamar comodidad y progreso aquí se traduce en aventura. Ducharte o ir  a la letrina seca puede ser todo un estímulo para empezar el día de forma diferente. Comer en la antigua era de trigo rodeado de bosques y prados es un privilegio diario.

¿Cómo suplimos las necesidades sociales y de relación? Vivir cerca del Camino de Santiago es como vivir en un aeropuerto internacional. Todos los días llegan riadas de peregrinos procedentes de todas partes. Algunos escuchan la existencia de este lugar y se dejan arrastrar por la curiosidad. Si queremos conocer gente nueva e interesante solo tenemos que bajar a comprar arroz y entonces puede ocurrir de todo. Las semanas de experiencia y los días de acogida nos enriquecen diariamente. Personas interesadas en el proyecto vienen, aportan sus dones y talentos, su sonrisa y su generosidad y se van dejando un halo de magia y bienestar en todos.

Los conflictos son escasos, y de haberlos se resuelven siempre de forma amorosa. Los principios de ayuda mutua y cooperación supera con creces el individualismo o el egoísmo primario. No hay tiempo para discusiones y si mucho tiempo para compartir ideas y emociones. La mayoría de los que participamos en el proyecto hemos tenido una rica vida profesional, por lo que nuestro interés en este lugar no deriva de una ambición personal hacia metas económicas o de poder. Por suerte superamos esa necesidad y lo único que perseguimos es una vida sencilla y de valores. Este punto es importante porque difiere un poco de otros planteamientos. Los valores y los principios forman parte de nuestra tierra común. No deseamos acumular poder o dinero, propiedades o estatus ni tampoco vivir una vida endogámica. Ese tipo de cosas quedaron atrás. Ahora nos interesa enriquecer esa parte trascendente de la vida, penetrar en la comprensión de ese misterio que nos rodea y poder compartirlo con el resto. Por eso dedicamos cuatro horas al trabajo y el resto a enriquecernos en todos los aspectos. Es el ideal utópico de todos los tiempos, y aquí estamos empezando a trabajar para poder alcanzarlo. Los retos siguen floreciendo. La riqueza de los mismos fortalecen nuestra alma.

Anuncios

One thought on “La peligrosa vida de los bosques

  1. Ánimo. La verdad que, a veces, siento que debería desprenderme de bastantes cosas. No obstante, me encanta enseñar ciencia y hacer filosofía con quien se presta a ello (a pesar de que dar Matemáticas en un I.E.S. es una profesión bastante “desequilibrante”, y quizás más peligrosa que esa vida en los bosques).
    Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s