¿Qué harías si no tuvieras miedo?


a

Esta pregunta ha salido hoy en la meditación que hemos hecho en Madrid. Hay una distinción clara entre lo que nos dicta el corazón y las circunstancias que rodea a la cosa en sí. Nos cuesta muchos años de discernimiento continuo el saber diferenciar esas emociones e ideas que nacen de lo más profundo de nosotros de aquellas que nacen del miedo o la ignorancia. El noventa por ciento de las cosas que hacemos en un día y en una vida entera nacen del miedo, y por lo tanto, confunden nuestra marcha por el devenir.

A veces la vida nos da algún tipo de oportunidad para regular nuestra existencia, para retomar el sentido de la misma. Nos ofrece dos caminos muy claros y determinados y tenemos que elegir uno de ellos. ¿Cuál elegir? ¿Hacia donde dirigir los pasos? El corazón nos dice una cosa, pero ahí están los miedos, los prejuicios, la inopia para arrastrarnos al otro camino, al que nos hará infeliz de por vida. ¿Estás triste? Señal de que ese no es el camino. ¿Estás feliz? Indicador de que estás haciendo lo que debes, lo que nace de la pureza interior.

Estos días hemos trabajado muy duro en la finca que estamos rehabilitando. Apostar una vida entera por un proyecto tan ambicioso crea miedos. Pero también crea esperanza, alegría, felicidad, ternura. Allí vamos como voluntarios a un lugar que no es nuestro, donde no existe la propiedad privada y donde no se puede mercantilizar nada de lo que allí se haga. Ponemos nuestro dinero, nuestros esfuerzos, nuestro tiempo y toda nuestra responsabilidad y alegría para que todos los que lo deseen o necesiten puedan disfrutar de un lugar diferente y esperamos que transformador. Y a veces ante la magnitud de la responsabilidad nacen miedos. Pero cuando tenemos un ratito en las meditaciones de la mañana o en los círculos de la tarde y entramos ahí dentro, en lo más profundo de nosotros mismos, la llamada y la voz siempre es clara.

¿Qué haría si no tuviera miedo? Exactamente lo que estoy haciendo ahora. Apostar por una utopía posible, ayudar a crear desde el silencio y la humildad un rincón donde se rinda culto a la alegría del vivir, a la esperanza de un mundo nuevo, a la bella razón de existir. Ayudar a instaurar la magia suficiente para recordarnos quienes somos y para agudizar los sentidos que nos ayuden a discernir, a escuchar esa clara voz interior que está deseando manifestarse desterrando el miedo que nos posee.

No es nada importante restaurar una antigua finca anclada en mitad de la nada. Lo importante es que las personas que lo están haciendo posible lo hacen desde el amor, desde el sentido y profundo compromiso de responsabilidad y entrega. Lo hacen porque han desterrado el miedo y están comprobando que se pueden hacer cientos de cosas de forma muy diferente.

Anuncios

One thought on “¿Qué harías si no tuvieras miedo?

  1. El problema nuestro (me incluyo), del ser humano. Es no entender que el miedo es la emoción universal, la que nos trajo hasta aquí y la que nos llevará quien sabe donde. de esa emoción primordial surgen todas las demás, incluido el amor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s