Día 7. La gnosis oculta


DSC_0559

Es delicioso el día cuando el cuerpo se transforma todo él en un solo sentido, en una antena que absorbe todos los estímulos que la naturaleza ofrece en primavera. Cuando a veces me tumbo en la hierba me quedo absorto observando ese otro mundo que yace ahí abajo. Cientos y cientos de animalillos recorren bajo nuestros pies construyendo sus vidas y sus quehaceres ignorando nuestra presencia. Hoy observaba a una pareja de impresionantes grillos como se cortejaban mientras comían y vigilaban la entrada de sus grutas. Sin duda eran macho y hembra, pero debían ser pareja de hecho porque a pesar de que vivían cerca, cada cual mantenía su propia madriguera. Voy y vengo de un lado a otro intentando asimilar tanta belleza, con esa extraña sensación de libertad que la vida en las montañas y los bosques ofrece. Miro las nubes pasar aceleradas. A veces descargan algunas gotas y siguen su camino. Luego intentando limpiar cada árbol, mimarlos como si fueran mis amantes. Cuando me acerco a los bosques colindantes y veo que algún vecino ha talado alguno se me rompe el alma. Admito que mi pasión por los árboles sólo es superado por el amor que siento hacia el ser humano. Por eso sufro cuando un árbol centenario queda postrado en la tierra, cortado en mil pedazos que serán absorbidos en menos de un par de días por alguna estufa de leña.

Hoy es mi último día de ermitaño. Mañana viene el resto de la comunidad precursora. No temo a la compañía al igual que no temo a la soledad. La soledad también puede ser una llama, una caricia capaz de engullir el tiempo ondulante que atraviesa las aguas de la vida. Sí temo volver al mundo que llaman civilizado. Si no fuera por algunas responsabilidades que aún debo atender, haría de esta caravana mi casa perpetua. Necesito poco y de lo poco que necesito, necesito poco, decía el de Asís. Ahora lo comprendo. Creo que sería un bonito y agradable ejercicio que todos pudieran, al menos una vez en la vida, vivir siete días en los bosques, a solas con la naturaleza creadora, engullidos por el espeso manto del mundo que se teje a expensas de la “civilización”. Cambiaría mucho el concepto de la existencia. La tersa superficie de nuestro sentir se volvería amplia como los prados y sublime como el amanecer. No habría astillas del pasado ni preocupaciones sobre el futuro. Uno podría pasarse todo el día contando los cerezos, los abedules, los robles y los castaños. Podría amontonar ramitas y luego colocarlas al antojo del momento y seguidamente podría ir a por agua al arroyuelo y fingir que los cántaros de plástico son como los del aguador de acuario, plenos de sabiduría y consciencia, colmados de transformadora lucidez.

Hay una gnosis oculta en toda la malla que se teje con el canto del ave y las madreselvas que todo lo cubren. El verdor intenso, el silencio melancólico, el abejorro dorado que va y viene buscando manjares para cubrir la jornada. Todo parece armónico, sencillo, amoroso, poesía. Es imposible sentirse solo ante este desglose de olores. El viento te traslada por toda la Vía Láctea, por nuestro minúsculo e insignificante mundo a la vez que te hace regresar a la majestuosidad de cada partícula, de cada átomo que reina en la etérea indura. Hay un verso poderoso en toda esta lucidez vasta y profunda. Aquí los dilatados poderes del cielo y de la tierra alcanzan su plenitud. Aquí es fácil sentirse heroico y fuerte ante la abundante vida. Espero que esta tierra generosa pueda seguir soportando las manos enterradas en su heredad húmeda y cálida. Espero que seamos capaces de hacer llegar a muchos este mensaje de fortaleza, de esperanza, de amor.

Anuncios

One thought on “Día 7. La gnosis oculta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s