En los valles de la esperanza


DSC_0469

Un día antes de la inauguración del centro Dharana he recibido el grato regalo y la hermosa oportunidad de poder pasear con unos buenos amigos del alma por el exuberante y explosivo valle del Tiétar, al sur de la cordillera de Gredos, ya entrados en la provincia de Cáceres. Además del paseo, queríamos visitar la finca donde se está germinando la semilla de un nuevo proyecto comunitario y queríamos acompañar en esta siembra a los valientes que asumen el compromiso para hacerlo. Mientras paseábamos junto al río y contemplaba las increíbles montañas de Gredos al fondo respiraba agradecido y feliz.

A pesar de que llegamos casi exhaustos a este importante día, mañana será el pistoletazo de salida de un nuevo momento interior que inevitablemente se verá reflejado en movimientos exteriores. Ahora “Creando Utopías” ya no es el título de un blog o de un libro, ahora también es una realidad, un hecho en sí, una plasmación en el mundo tangible.

Lo recordaba ayer un amigo monje de Silos que nos decía algo así: “Vuestro proyecto aspira a recuperar la esencia de la filosofía antigua, teórica y práctica o mejor, práctica, ante todo, y después teórica. Hay un libro de Pierre Hadot, “Qué es la filosofía antigua” que habla muy bien de todo esto. Yo pienso que el proyecto de la filosofía antigua sobrevivió cristianizado en los monasterios. Pero el vuestro es un proyecto secular, postcristiano y verdaderamente ecuménico. Por eso me entusiasma tanto”.

La verdad es que sus palabras nos han llegado en un momento oportuno donde lo único que nos mueve es la fe y la esperanza y la fuerza que vamos recolectando de las bellas palabras de ánimo de unos y otros, de los inmensos gestos que recibimos cada día, de las muestras de amor y cariño que nos catapultan hasta la utopía posible.

Es cierto que mañana inauguramos el centro Dharana, pero este sólo será una excusa, una puerta para que O Couso sea cada día más tangible, más real, y pueda ser una hermosa casa de acogida para todo aquel peregrino del alma que ansíe reencontrarse con la resurrección ecuménica del nuevo espíritu libre. Nuestro mayor deseo y ardor interior es poder ofrecer todo cuanto esté en nuestras manos para que un reguero de paz y amor fluya por las vías verdes de O Couso. Confiamos que para que esto sea así, todo lo demás venga por añadidura.

Mañana nos vemos. Mañana toca celebrar la nueva buena.

(Foto: Hoy paseando con unos amigos en el Valle del Tiétar, Cáceres)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s