El susurro del Ser


image

La estación de tren parece hermosa con sus railes mojados por la lluvia nocturna. Las gentes transitan a estas horas de la madrugada refugiadas en un café mañanero y mirando el reloj. Estoy subido en el tren que va hacia Francia, pero no traspasaré la frontera. Teresa me recogerá en Zaragoza y me acompañará hasta Jaca, donde nos espera la primera de las caravanas que lleváremos hasta O Couso. Viajaré con ella hasta Burgos donde me uniré a Luije que transporta la segunda caravana. Seguramente pasaremos allí la noche y seguiremos ruta hasta Galicia al día siguiente. Tres caravanas en total para empezar desde ellas la reconstrucción del lugar. La tercera llegará la próxima semana desde Málaga.
Mientras repasaba algunos textos del siglo XIX sobre la vida singular de algunos personajes me daba cuenta de lo singular de este viaje. Tan acostumbrado ya a no vivir fijo en ninguna parte, tan entregado a los requerimientos del espíritu libre, el cual observa atento cada luminaria para saltar de una en una por toda la galaxia, observo sin embargo lo particular de este tránsito.
Hace menos de un año salía de un profundo retiro vipassana e inmediatamente me marchaba durante cuarenta días a transitar por el Camino de Santiago. A la vuelta me iba a vivir unos intensos meses a la catalana tierra, a Cadaqués, en plena Costa Brava. Y en todo ese proceso de cambios y viajes profundos al interior del ser surgió la llama que hoy me traslada por estos railes mojados.
Eso que vagamente llamamos el ser y que de alguna forma anhela comunicarse con nosotros es una riqueza del intangible. Cuando transitas por un intenso momento de paz y quietud, de silencio y sosiego, él mismo se manifiesta con cierta intensidad y nos susurra sus propósitos. Alinearse con los mismos te obliga de alguna forma a convertirte en un pirata sin bandera que navega libre por mares y amplios océanos. En ellos no importa las tempestades ni la dificultad. El susurro del viento y las ansias por seguir navegando son suficientes para seguir adelante. No hay miedo ante la adversidad ni el peligro. Sólo afán de conquista en ese propósito del Ser. Por ello confío. Por ello me entrego.

Anuncios

3 thoughts on “El susurro del Ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s