Geometría sagrada


DSC01922 DSC01927 DSC01957 DSC01960

Como casi todos los días, el círculo se abrió ante nosotros. Llovía o las nubes grises estaban por todas partes excepto en esa esfera protectora que cubría el valle. El fenómeno se repite una y otra vez y ya nos parece de lo más normal. Llegamos, se abre el cielo por encima de nuestras cabezas, deja de llover, sale el sol y así permanece hasta que nos marchamos. No lo contaría si no fuera porque este fin de semana han podido ver ese fenómeno cinco personas ajenas al proyecto. Al principio parecía de locos, pero ocurre y se repite.

La intensidad del día dio paso a la noche y allí el arquitecto especializado en geometría sagrada nos desvelaba los secretos del lugar. Puertas, pasillos, espacios, energías, puntos focales, líneas paralelas, … En todo el diseño podíamos ver lo conceptual, lo visual, lo relacional y lo práctico, lo sagrado y lo profano, lo mágico entremezclándose con lo ordinario, las dimensiones ocultas, los espacios reservados, lo sacro y lo aparentemente vulgar, lo inaccesible y lo secreto.

Las claves geométricas están relacionadas de alguna forma con las claves simbólicas, psicológicas y metafísicas del ser y del lugar. Hay una combinación plástica y flexible con todo lo aparente. Nada es casual y todo tiene un sentido en los ojos de un nacido dos veces. Las manos pueden convertirse en radares capaces de captar los flujos libres de energía. Los sentido multiplican sus facultades para percibir aquello más sutil, aquello más profundo. Y hay lugares que disparan la imaginación para que todo pueda ocurrir. Y este, sin duda, es un lugar de fuerza, de poder, como nos recordaba insistentemente Antonio el Alquimista.

De forma diligente y ecuánime íbamos siguiendo las explicaciones del arquitecto, del porqué aquello está allí y aquello allá. Podíamos percibir la proporción áurea, el óvulo y el corpúsculo tabular. Para la semiótica, un símbolo es la representación de una idea, pero en el contacto visual y espiritual de las cosas, los símbolos son elementos vitales, cargados de movimiento y expansión que nos ayudan a comprender y representar aspectos de la vida ocultos.

Antonio, el Alquimista del Camino de Santiago que recibe a todo peregrino interesado en su Arte compartió parte del escenario con nosotros. Se quedó estupefacto por el lugar. Nos agradeció profundamente el haber sido partícipes de la comunión entre la magia de ese sitio y nuestras almas valientes. Nos invitó a festejar en próximas fechas esa comunión con un ritual druida. La emoción nos envolvía y cientos de momentos mágicos, irracionales, discurrían una y otra vez sin razón aparente.

Tantos eran los estímulos recibidos y condensados en tan poco tiempo que cualquier cosa milagrosa nos parecía de lo más normal. Si hubiera aterrizado una nave extraterrestre en ese momento lo hubiéramos observado con la mayor normalidad. Incluso hubiéramos invitado a sus navegantes a tomar un té. Un fin de semana de lo más emocionante. Un contacto privilegiado con la estrecha relación entre lo milagroso y la búsqueda incansable del Ser.

(Fotos: O Couso este fin de semana)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s