No todo está bien


 DSC01450

a

“¡Amor hermanos, Amor! Ni guerra ni violencia. La plegaria misma no basta, hermano Bernardo, se  necesitan acciones. Sin duda es dura y peligrosa la tarea de vivir entre los hombres, pero es necesaria. Es más fácil retirarse al desierto para rezar en él. Allí donde existan seres humanos medran el dolor, la enfermedad y el pecado. Y nuestro lugar está entre ellos, hermanos, junto a los leprosos, los pecadores, los famélicos… Me prosterno ante el poder infinito del Amor. ¡Ven, abraza a nuestros hermanos, ven y cumple tu milagro!” (El pobre de Asis).

En el mundo espiritual corre una frase muy manida que intenta justificar todo cuanto ocurre. Cuando llegamos a la India e intentábamos comprender tantas y tantas contradicciones siempre era fácil escuchar esa frase: “todo está bien”. Es evidente que cuando entras en un asrham donde todo es armonía, delicado olor a incienso y limpieza esa frase puede ser aplicada a la perfección. En la paz de esos momentos no hay otra cosa que quietud y decoro, bienestar y plenitud.

Pero más allá de las puertas del templo hay un mundo ciego e inexplorado al que no nos atrevemos a acercar la mirada. A veces por miedo, otras por desconfianza y la mayoría por ceguera. Cuando conseguíamos vencer esos pesos inanimados de nuestro ser y atravesábamos la lujosa quietud nos encontrábamos con el otro mundo. Niños semidesnudos o ataviados con sucias telas, sin posibilidad alguna de ir a la escuela, trabajando de muy jóvenes ya fuera rompiendo piedras con una dura maza o cargándolas sobre la cabeza de un lado a otro para construir muros elocuentes. Mujeres inclinadas trabajando aún como lo hacen los animales, en forma horizontal, agazapadas a la tierra para ignorar el horizonte del mundo. Hombres que han perdido toda su dignidad y pasan horas y horas intentando acumular réditos en la inconsistencia de la vida. Sin duda no hace falta ir a la India para ver estas cosas. Pero allí todo es mucho más elocuente y el impacto en nuestras consciencias siempre es mayor.

Por eso a veces resulta insoportable esa mística, esa pseudo-espiritualidad que justifica todo y se lava las manos ante injusticias y atrocidades. No soporto verme meditando por la mañana por la paz del mundo mientras por la tarde ignoro la guerra que se teje en los slums, en las barricadas de la pobreza, en la mediocre condición humana. No puedo esculpir una oración en el plano de la belleza sin antes recoger toda esa suciedad que se arrincona a nuestro alrededor sin muchas veces darnos cuenta. Se nos rompía el alma cuando nos acercábamos, tras la meditación matutina, a ese mundo al que sólo podías acceder con la mirada de un payaso, con una sonrisa y una nariz roja capaz de atravesar los aledaños de ese más allá que aún pervive en nuestra tierra.

No, no todo está bien. El universo espera de nosotros que nos levantemos unidos en dignidad, que trabajemos por un mundo mejor para todos y que juntos realicemos la paz mundial. No todo está bien queridos, hay mucho por hacer, empezando por nosotros mismos y siguiendo por la pobreza de alma que nos rodea. Mucho por hacer en nuestros cuerpos, mucho por hacer con nuestras familias y amigos, mucho por hacer en nuestras calles y barrios. Mucho, y algo urgente por hacer, en el mundo en que vivimos.

(Fotos: Ese muro separaba un gran asrham de meditación de una realidad totalmente ignorada. Justo detrás de esos muros había un mundo extremo de pobreza, ignorada por todos los que allí estábamos recitando el mantra de “todo está bien”. A pocos kilómetros, unas niñas acarreaban en su cabeza pesadas piedras para construir un muro).

Anuncios

6 thoughts on “No todo está bien

  1. Hay una canción muy hermosa que cantamos por aquí que dice: “Batek gose diraueno ez gara gu asetuko, bat inon loturik deino ez gara libre izango” – Mientras haya alguien que pasa hambre, no nos saciaremos; mientras haya alguien privado de libertad, no seremos libres”. Un fuerte abrazo, Javi

    Me gusta

  2. Hay una canción muy hermosa que cantamos por aquí que dice: “Batek gose diraueno ez gara gu asetuko, bat inon loturik deino ez gara libre izango” – Mientras haya alguien que pasa hambre, no nos saciaremos; mientras haya alguien privado de libertad, no seremos libres”

    Me gusta

  3. No sabes como se agradece el verdadero sentimiento nacido de la realidad más próxima a cada momento.

    El corazón en cielo y tierra, pero los pies, de forma rotunda, en el suelo.

    Eres un acierto 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s