La banalización de lo sagrado en la nueva era


a

“Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”. Isaías; 56, 7

“Pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones”. Jeremías; 7, 11

“¿No está escrito: ‘Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones’? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones.” Marcos 11:15-18

Los que han experimentado unas formas y disciplinas en templos escondidos y secretos sienten cierta aberración por el hecho mercantilista que se ha apoderado del sentido de lo sagrado. Hace dos mil años, látigo en mano, Jesús dio buena muestra de este enfado. Muchos, de forma inocente o inconsciente no se dan cuenta de cómo han banalizado y comercializado con las cosas del espíritu.

Cursos para el despertar a treinta euros la hora, convivencias para interiorizar a trescientos euros el fin de semana. Está muy bien que nos ganemos la vida de mil formas posibles, pero hay que tener en cuenta con qué tipo de cosas nos la ganamos. Tan peligroso es traficar con armas como traficar con las cosas del espíritu. No se puede uno adjudicar la potestad de empeñarnos en traer lo divino a lo humano a base de talón. Así no funcionan las fuerzas del universo, de ahí que la casa de acogida, la casa de interiorización y de retiro fuera llamada casa de oración para todas las naciones. “Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis”, señalaba Jesús. “¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas”.

La vida de Jesús es la de un revolucionario, un buscador de la utopía que pretendía traer a la tierra el cielo en el que creía, el lugar sagrado que sentía en lo más profundo de su corazón. No era una cuestión de bonita semántica, era una cuestión de pura provocación. Hasta el punto en el que la misma ha llegado intacta dos mil años después, olvidada por muchos estudiantes del misterio pero rejuvenecida por esos sencillos que reclaman su legado desde el silencio y el trabajo arduo.

Independientemente de las creencias de unos y de otros, el mensaje de Jesús es radical y cuestiona todas estas cosas hasta el punto de llevarlo al extremo. Dad gratis los dones de Dios no sólo es una ley universal. También significa un camino irrenunciable para el avance interior hacia la conquista de la cima del espíritu. Sólo libres y despojados de los pesados metales de la materia, se puede ascender hacia las colinas azules. Es difícil comprender esta ley. Tan difícil como el hecho de poder renunciar a la vida donde la polilla corroe nuestros tesoros materiales para albergar la esperanza en los tesoros de la vida del espíritu.

“No os angustiéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y, sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se angustie, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os angustiáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? No os angustiéis, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?”, porque los gentiles se angustian por todas estas cosas, pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que no os angustiéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación. Basta a cada día su propio mal”. (Mt 6, 25-34)

Anuncios

3 thoughts on “La banalización de lo sagrado en la nueva era

  1. Bendito artículo, gracias.
    Estoy de acuerdo, ahora todos somos buenos y espirituales, y es cierto que hay cursos por todos sitios y algunos con unos precios que María Santísima madre de Dios, qué precios?
    Vivimos angustiados porque tenemos esa angustía vital de la incertidumbre… qué va a ser de nosotros?, o qué no?, seremos o no seremos capacez?. La verdad, todo es mucho más sencillo.
    Tendemos a querer mercantilizarlo todo, y ahora, lo que mola, lo que capta seguidores a nivel empresarial es el espíritu. No esta mal, si de verdad detrás de querer ofrecer ese servicio el único interés es ganar y seguir ganando. No me gusta este movimiento de espiritualidad falsa que se palpa en el ambiente, siento que no hay profundidad…
    Como todo en la vida hay gente noble que el fin real es ayudar a otros, pero si para dar esa ayuda tienés que rascarte el bolsillo hasta quedarte casi sin nada, mejor no asistir a ese supuesto derpetar de la conciencia.
    Sinceramente creo que el despertar lo llevamos cada uno de nosotros, somos nuestros auténticos maestros, no necesitamos seguir hasta la devoción a otro ser, podemos aprender escuchando y sobre todo escuchándonos.
    El marketing ahora se enfoca hacía la supuesta bondad, pero el fin es el mismo ,vender, y en muchas ocasiones bajo esa capa de buenas intenciones se esta queriendo vender un producto que sabemos ya de sobra que es muy perjudicial para nuestra salud, pero la mente es poderosa y los publicistas muy despiertos.
    Es evidente que la sociedad esta dormida porque de otra forma no se entiende que algunos gurus modernos tengan cientos de miles de seguidores que a ciegas llenan sus estancias a cambio de una donación, que evidentemente cubre de sobra los gastos y además grandes beneficios. Pero somos asi, necesitamos que otro nos diga qué hacer con nuestras vidas.
    Yo tengo fé (que ya no sé sin se acentúa o no, fe-fé?), esperanza y confío, confío en la vida. Hay muchas personas con muy buenas intenciones, con mensajes claros y evidentes y a ellos sí merece la pena escucharlos.

    Con gratitud desde los bosques.
    La corresponsal para la utopía Skinneriana.
    Radio “Ole”, con amor para todos,
    Teresa BCh

    Si tenéis una vacante en alguna emisora de radio rompedora, porfa contactar conmigo mediante un mensaje de Tan Tan

    Feliz Domingo, Besos.

    Me gusta

  2. Gran entrada.
    Pienso que así es, muchos sistemas de pensamiento manipulan y atrapan. Mercantilizar el espíritu es otra forma de pensamiento, un nuevo sistema de negocio camuflado de buenismo, que da ‘solucion’ a nuestras inseguridades porque necesitamos que otros nos digan “todo está bien” “tranquilo, nos haremos cargo”…siempre que pagues la tarifa correspondiente, claro..el dinero es el nuevo Dios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s