Creando comunidad


A

Cuando hablamos de comunidad abierta tenemos que tener cuidado con nuestras propias creencias, nuestros “maestros”, “guías” o “dioses”. Si ponemos citas de unos y de otros excluimos a unos y otros, si nos inclinamos por aquel o el de más allá, de alguna forma estamos despreciando, por omisión, al resto.

Hay muchas formas de hablar de lo transcendente sin mencionar lo transcendente. En el noble silencio a veces se escuchan mejor los sonidos del alma.

Debemos cuidar esos detalles para que todo sea lo más abierto posible. Si una persona es masón, cristiano o judío, ¿debemos dotar de símbolos masónicos, cristianos o judíos la comunidad? Si alguien cree en los maestros ascendidos, ¿debemos mencionar a unos y otros en nuestros escritos? ¿O acaso es más abierto el integrar los “valores” de esos maestros y de esas nobles instituciones que tanto nos han inspirado a lo largo de la historia sin necesidad de referencia a unos u otros?

Otra cosa es el espíritu que mueva la comunidad, con una definición concreta, pero cada uno debe hacer uso de las creencias particulares de forma silenciosa y respetuosa con el resto.

Con respecto a esto, en la web de la fundación Dharana hicimos una base de principios comunes abiertos, sin mención a creencia alguna, inspirados en parte en el modelo de Findhorn y de comunidades que tienen unos principios de acogida parecidos (los adjunto al final de este escrito para la reflexión).

Con respecto a la acogida, hemos reflexionado profundamente sobre los varios modelos económicos a seguir. Aún así, supongo que esto serán temas a debatir en comunidad. En una sociedad responsable y madura el precio o el valor de las cosas deberán ser tratados de forma diferente. ¿Qué modelo de comunidad queremos seguir en este aspecto, aquellas que cobran la voluntad o un modelo donde se cobren cuotas por todo cuanto hagamos o un modelo de bancos del tiempo, etc…? En un sentido profundo, no queremos renunciar a nuestro principal lema: “deja lo que puedas y coge lo que necesites”, implicando con ello a la responsabilidad de cada individuo particular según su conciencia e implicación en su vida.

Una comunidad no se gesta en un edificio o en una casa o en un lugar. Esto ya lo hemos dicho en muchas ocasiones. Juntar voluntades es mirar juntos a un horizonte y luego, con unas bases sólidas, buscar el sitio ideal para consolidarlas. El lugar tan sólo es un marco de referencia. Hay que tener esto muy en cuenta a la hora de crear comunidad. No es el edificio o el reparto de las habitaciones lo que creará un sentido comunitario. Pero sí es importante discutir en comunidad el modelo que sería ideal como marco de referencia. ¿Hay que comprar un chollo inmobiliario, una ruina, un suelo, una aldea abandonada? Son aspectos que requieren una importante reflexión. Otra cosa es que se quieran liderar proyectos individuales acogiéndose al modelo de comunidad. En ese sentido la figura del líder es importante, pero hablamos de un tipo de comunidad basada en el poder carismático de una o dos personas. Lo importante en las comunidades futuras será el grupo, y no el líder, y es el grupo en su conjunto y madurez el que debe tomar en su conjunto las decisiones más importantes. De no ser así caemos en el peligro de crear modelos autoritarios, basados en el poder carismático o en sectarismos propios de épocas pasadas.

PRINCIPIOS DE LA COMUNIDAD DHARANA

(Si la palabra “comprometo” es demasiado fuerte para ti, usa la palabra “aspiro”)

Meditación: Me comprometo a mantener activa mi práctica interior y alienarme con el espíritu de nuestro tiempo para trabajar por el mayor bien común. Me comprometo a mantener un estado meditativo que ayude a analizar y mejorar situaciones y experiencias.

Estudio: Me comprometo a la expansión de la conciencia humana, incluyendo la mía propia y a reconocer y cambiar otra actitud personal o patrón de conducta que no sirva a este propósito. Tomo toda la responsabilidad sobre las consecuencias de todas mis actividades personales, medioambientales y humanas, estudiando siempre la mejor forma de hacer mejor las cosas.

Servicio: Me comprometo al servicio a los demás y a nuestro planeta reconociendo que para practicar esto de forma efectiva debo también practicar el servicio a mí mismo.

Integridad personal y respeto a los demás: Me comprometo a mantener un nivel alto de integridad personal, siendo congruente en pensamiento, palabra y acción. Me comprometo con todo mi corazón a respetar a los demás (sus diferencias, sus puntos de vista, sus orígenes, su pasado, sus asuntos), las propiedades de los demás y de la comunidad y todas las formas de vida, considerando todo ello como algo sagrado.

Comunicación directa: Me comprometo a comunicarme de forma clara y honesta, abiert@ a la escucha, con respuestas sentidas desde el corazón, con amorosa aceptación y con delicadeza. En público y en privado no hablaré de otros con malicia ni en modo degradante. Hablaré con las personas en lugar de hablar sobre ellas. Puedo buscar consejo y ayuda pero no haré pacto alguno  para perjudicar a terceras personas.

Reflejo: Reconozco que cualquier cosa que yo vea fuera de mí mism@ (críticas, irritaciones o juicios) puede también ser reflejo de lo que está dentro de mí. Me comprometo a analizarlos en mí mism@ antes de reflejarlos a los demás.

Responsabilidad: Asumo la responsabilidad de mis actos y la de mis acciones. Deseo escuchar críticas constructivas y ofrecer feed-back constructivo a los demás de modo adecuado y amoroso para retar y apoyar a cada uno a crecer.

No violencia: Estoy de acuerdo en no imponer mis actitudes y deseos (incluidos los sexuales) a otros. Estoy de acuerdo en intervenir y parar, o al menos decir que me gustaría parar, acciones (incluyendo manipulación o intimidación) que sienta que pueden ser abusivas para mí mism@, para otr@s en la comunidad o para los seres sintientes en general.

Perspectiva: Asumo la responsabilidad de trabajar sin prejuicios y dejar al margen mis opiniones y puntos de vista por el beneficio de toda la comunidad. Resolveré los conflictos personales y profesionales tan pronto como sea posible. Reconozco que puede haber perspectivas más amplias que las mías propias y asuntos más profundos que aquellos que puedan concernirme de inmediato.

Apoyo Mutuo y Cooperación: Reconozco que vivo en una comunidad y que funciona solo en base a mi cooperación y mi buena comunicación. Estoy de acuerdo en comunicar claramente mis decisiones. Estoy de acuerdo en comunicarme con aquellos que pueden verse afectados por mis acciones y decisiones y considerar sus puntos de vista cuidadosa y respetuosamente. Reconozco que otros pueden tomar decisiones que me afectan y estoy de acuerdo en respetar el cuidado, integridad y sabiduría que ellos han puesto en su proceso de toma de decisiones.

Resolución: Me comprometo a esforzarme en resolver las disputas. En cualquier momento de una disputa puedo llamar a un abogado, amigo, observador independiente o mediador para que esté presente. En el caso de que una disputa continúe sin resolver, tendré acceso a un Procedimiento de Agravio (decidido por la Comunidad) que me comprometo a seguir.

Acuerdos y compromiso:    me comprometo a respetar todos los acuerdos en que yo participe y no romper o tratar de evadir ley, regla o instrucción alguna; tener tratos honestos con todos los seres y pagar todas mis cargas y deudas. Me comprometo a ejercitar el espíritu de estos Principios en todos mis tratos.

Anuncios

3 thoughts on “Creando comunidad

  1. Sinceramente no sé si yo podré o seré capaz, algún día, de formar parte de una comunidad, de estas características o de otras.
    Os leo y me encanta lo que decís, sin embargo, no llevo una vida que se ciña a vuestras prácticas como ser vegetariano, practicar yoga, meditaciones en la forma que vosotros lo hacéis… pero sí siento y pienso que debería empezar a hacer uso de este estilo de vida, simplemente porque es bueno, es respetuoso, es… no se me ocurre la palabra adecuada a lo que siento pero es positivo y te hace sentir bien.

    Me encanta, y no puedo evitarlo, el querer ser y sentirme totalmente libre en el pensamiento y así expresarlo, desde luego siempre de la forma adecuada y desde el más absoluto de los respetos, en este lugar (tal y como hago ahora) puedo hacerlo 🙂

    Realmente es un proyecto hermoso y espero que las personas estén, vaya que yo, personalmente, esté a la altura si alguna vez decido acompañaros desde esa profundidad “necesaria”.

    De todos modos, seguro que como “visitante” (de momento) me aceptáis ¿no? 😉

    Gracias.

    Ah, a mi se me ocurren dos nombres clavados para figura de líder humilde y sin pretensiones de liderazgo, aunque parezca contradictorio.

    Me gusta

    • Gracias querida Luna, formar comunidad no es retirarte a ningún espacio físico donde compartir algunos momentos de nuestra vida, se puede crear comunidad en el plano intangible, como ahora creo sentir a muchos de vosotros, en unión hermosa y sin necesidad de contacto… Tampoco hace falta ser vegetariano, hacer yoga ni nada de eso para pertenecer a esta comunidad abierta. Así la llamamos porque así queremos que sea… En todo caso, allí, sea donde sea, y aquí, tienes siempre tu casa y tu comunidad… un besito

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s