Halo fraterno


IMG-20140126-WA0005

Lo imprescindible de la vida son las relaciones. Podemos ir a un bosque y pasear por sus avenidas de árboles y sus rincones de magia, pero si no somos capaces de relacionarnos con sus animalillos, con el canto de su tono o el susurro de sus hojas de nada nos sirve el paseo. Podemos ir a la montaña a estirar las piernas, pero nada ocurre si no abrazamos sus cumbres o compartimos la subida con el cielo o el amigo. A esa conclusión llegamos con Ramiro cuando escribimos conjuntamente un libro que pronto saldrá llamado “Amor es relación”. El universo es amor, se relaciona desde lo más ínfimo hasta lo más extremo, y siempre lo hace mediante la balanza y el equilibrio de la correspondencia.

Somos concordancia, correspondencia y proporción. Ramiro, un ser curioso y apasionado de la vida, cariñoso y estrechamente amigo, paseaba hoy por Malasaña con su querida Luisa para conocer de primera mano la librería que pronto vamos a abrir en pleno centro de Madrid. Esos pequeños gestos de amistad, de apoyo ante el reto que supone tamaña locura es lo que hace grande a los grandes. Veía la librería y esbozaba posibilidades, optimismos, afluentes de cosas que pueden pasar entre tanto libro. El entusiasmo es contagioso así que, tras visitar el zulito, fuimos a celebrarlo al café de la Luz, lugar hermoso que ya se ha convertido casi en una segunda casa.

Me gustan las personas que no tienen miedo al tiempo. Que deleitan la charla y el paseo hasta el infinito. Te das cuenta de que son esos momentos los que pertenecen al universo. No hay prisas, hay compartir, existe generosidad y gravedad de unos sobre otros. Ese tipo de atracción que todo lo relaciona. Así que después del café nos dimos un largo paseo por las calles de Madrid, de un barrio a otro, de una calle a otra, de un instante a otro hasta perdernos en el tiempo. Sentíamos el privilegio de pasear ante dos sabios, dos seres luminosos cargados de paz y serenidad contagiosa, alegres por el momento de vivir, traviesos, juguetones. Sentíamos el privilegio de amarnos en relación, sin prisas, coquetos ante la vida y su majestuosa presencia.

La amistad es un deleite, un privilegio que hay que compartir. No dejéis de quedar con vuestros amigos, de llamarlos para interesaros por sus vidas, de pasear con ellos, de abrazarlos, de besarlos. Algún día no estarán o nosotros no estaremos y un trozo de universo se habrá partido. No dudéis en consumar las relaciones. No dudéis en ser soles amantes de vuestros planetas y satélites. No dudéis en inclinaros ante los soles que os rodean y abrazarlos con humilde pasión.

Gracias Luisa y Ramiro por el paseo. Mañana más…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s