¡Sencillez, sencillez, sencillez! ¡Simplicidad! ¡Simplicidad!


DICIEMBRE07 183 DICIEMBRE07 199 MAYO07 299

Me fui a los bosques porque quería vivir a consciencia. Quería vivir intensamente y sorberle todo su jugo a la vida. Abandonar todo lo que no era vida, para no descubrir, en el momento de mi muerte, que no había vivido.” H.D. Thoreau

Estos son los alaridos que un lúcido Thoreau gritaba desde su cabaña en el lago Walden. Reducir la vida a la sencillez para intentar sacar todo su jugo. En varias ocasiones he intentado copiar ese estadio donde los asuntos sean dos o tres y no un centenar. Un día dejé todo lo que hacía en la gran ciudad, vendí mi casa y abandoné mi trabajo para desarrollar la vida sencilla en mitad de la montaña. Lo conseguí a medias. Me costó entender que la vida sencilla no se puede manifestar en lo exterior si primeramente no ha penetrado en lo interior. Si estamos cargados de patrones complejos no importa cuan lejos te marches. Esos patrones te persiguen. Esa fue mi gran enseñanza.

Cuando me di cuenta, había creado en mitad de la montaña una gran casa y me había enrolado en mil asuntos. Cuando la gran casa estaba terminado retomé a Thoreau y puse entre sus grandes paredes y ventanales una pequeña mesita y una cama. Eso era todo, eso era suficiente. Me marché de nuevo al bosque, un bosque lleno de caballos y de fríos inviernos donde las tres o cuatro cosas esenciales era alimentar la chimenea y recolectar los frutos de la tierra.

Pero los vendavales interiores, las estructuras que llevamos parejas en nuestro más esculpido proyecto personal y social es muy complejo. ¿Cómo volver sencillo lo que durante épocas ha sido dotado de complejidad? A pesar de los intentos y la experimentación, tardas años o vidas en comprender que lo sencillo está ahí al lado, está brotando a raudales de la propia vida.

Lo hablaba hoy con un buen amigo mientras recordábamos “El Club de los Poetas muertos” donde se dan cita mis queridos Whitman y Thoreau. Esa complejidad nos hace alejarnos de la vida. Las ciudades, sus estímulos, sus ruidos, la pura supervivencia para llegar a fin de mes y poder comprar esas bonitas llantas de aluminio para nuestro coche… Complejo y rozando lo absurdo. Siento perplejidad cuando lo pienso desde la sana consciencia y el razonable juicio. ¿Qué estamos haciendo con nuestras vidas?

Quizás no haga falta marcharse a los bosques para vivir a consciencia, pero admito que a pesar de la libertad de la que ahora gozo, cada día resulta más complejo el no pensar en hacerlo. Construir esa cabaña con madera de treinta metros cuadrados donde tener una mesa para escribir y una cama donde dormir. Algo de leña para el invierno. Trabajar en la huerta y recolectar frutos del bosque. Pasear y poner a prueba la vida, hacer frente a sus hechos esenciales y saberme sabedor de su cercanía y serenidad. No quiero ver pasar los años pensando que todos y cada uno de los días han sido iguales, sin nada especial que relatar o compartir, sin nada que merezca el recuerdo. Cuando repasamos los años vividos, ¿qué cosas son aquellas que con más intensidad han merecido guardar un trozo en nuestra memoria? ¿Y si pudiéramos llegar a esa conclusión y recuerdo profundo cada uno de nuestros días? Esa es inevitable llamada del guerrero, del Arjuna que todos llevamos dentro. Es la voz de la selva la que reclama su justo lugar en nuestras vidas. ¿Valentía? ¿Decisión? ¿Arrebato? Me presto a ello y vigilo atento la oportunidad. Sencillez, simplicidad. Todo está a punto.

(Fotos: Algunas imágenes de mi vida en los bosques en Alemania, 2007)

Anuncios

3 thoughts on “¡Sencillez, sencillez, sencillez! ¡Simplicidad! ¡Simplicidad!

  1. He vuelto a mi bosque donde os envío un gran abrazo lleno de ternura y calor de hogar.
    Desde la sencillez de lo cotidiano.
    Cuando volvimos anoche despues de pasar unos dias en Berlín con gente bonita, nos acogió el silencio, el gran silencio… para mi fue el mejor de los regalos navideños, la paz de saber que el universo se puede abrazar es tan majestuoso, es tan inmenso y grande que vivir en un bosque o cerca de el para mi es el verdadero paraíso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s