Anclando el Ser


a

No digas: “soy un muchacho”, pues adonde quiera que yo te envíe irás, y todo lo que te mande dirás. (Jr. 1.7)

Una de las cosas más difíciles de todas es anclar el Ser que somos en nosotros mismos, en nuestro vehículo, en nuestro hogar, y dejarlo gobernar. Anclar el Ser significa estar en profundo silencio durante años. Significa estar en profunda meditación y estudio y en profunda observación de uno mismo y lo circundante.

Anclar el Ser es también preocuparse por los demás, por las relaciones, por los ecosistemas que nos rodean, por las vidas y por las conciencias que gobiernan a esa vida. Respetar cada átomo, cada suspiro, cada anhelo sin interferir en los deseos de cada uno. Si una piedra está en el camino hay que rozarla suavemente con el tacto de una mano dulce y limpia. Si es una flor la que nace poderosa entre las zanjas de un hayedo solo podemos reverenciar su vigorosa y sublime belleza. Si es el animal el que asoma tímido por los albores del bosque debemos contemplar dulcemente su equilibrio, su sencillez, su curiosidad por el mundo sin lastimarlo, sin dañarlo, sin someterlo. Cuando hacemos eso y nos entregamos a la causa de la vida empezamos a descubrir sus secretos, sus enredos caóticos que tejen el orden superior, el ordenamiento de aquello que no podemos comprender pero sí sentir y observar. Entonces ya no interferimos ni obstaculizamos, sólo realizamos, sólo manifestamos, sólo cocreamos.

Anclar el Ser significa también hablar de limpieza. Todos los místicos saben que existen dos purificaciones necesarias y un doble bautismo para limpiar el alma: las realizadas en agua y en fuego. Por eso es necesario poseer espacios y moradas lúcidas, claras, cargadas de luz y resplandor. Espacios profundos donde la luz habita, la interior y la exterior. Claridad en todas partes, espejos cristalinos, radiantes aguas transparentes donde cualquiera puede ver reflejado todo su esencia. Limpieza y serenidad, limpieza y armonía, limpieza de cuerpo (agua) y alma (fuego) e intensa paciencia para poder acometer cualquier obra. Nunca podemos olvidar la limpieza si realmente deseamos anclar el Ser y dejar preñar su voz profunda en nuestros labios sellados y anhelos. Limpieza exterior y limpieza interior, en nuestros cuerpos, en nuestras emociones, en nuestros pensamientos que deben ser claros y poderosos, contundentes, decisivos, sirviendo siempre a lo real, a la verdad, a la claridad sempiterna que siempre nos aleja de las sequedades interiores.

Anclar nuestro Ser también es alejarnos de las palabras y abrazar el verbo, un verbo que conjuga en silencio, en callada sintonía cósmica, en armónicos invisibles al paladar humano. Sólo hablar cuando se nos pregunte o cuando sea de vital importancia. Sólo hablar para empoderar la luz allí donde sólo existen oscuras ciénagas. Sólo hablar para aportar un bien mayor, un sensato remedio a las angustias del alma. La verdadera comunicación no nace de la palabra, sino de las acciones puras y nobles.

Anclar el Ser significa empuñar la espada y fondearla en las entrañas. La astuta inteligencia requiere ser acallada por la honda tierra cálida y húmeda. Acallada la mente aparece el corazón y nace el Ser. Acallado el pálpito de la duda y el miedo, de la seguridad y la ceguera resplandece el alma libre. Cuanto más duro es el invierno más esplendorosa es la primavera. Cuanto más fría es la noche más cálido es el nuevo día. Y el Ser respira aliviado cuando nos marchamos y le damos paso, cesando nuestra errónea percepción sobre nosotros mismos. Cuando el Ser nos habita, la vida y la abundancia se manifiestan. Afina el verbo. Muere para nacer de nuevo.

(Foto: © Emmi Lück)

 

Anuncios

One response to “Anclando el Ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s