La mala consciencia


a

Hoy es el Día Internacional contra la Violencia de Género. En las últimas presentaciones que hemos hecho del libro Voces Prestadas, de Grela Bravo, casi me tenía que morder la lengua ante esa visión detestable de la violencia en general esculpida desde los altares de una sociedad hipócrita que por un lado se queja de cualquier cosa y por otro no hace absolutamente nada para erradicar el mal, ningún tipo de mal.

Como hoy decía a unos amigos, no puedo opinar porque estoy en un proceso interior de radicalidad en el que me cuestiono plenamente todo el sistema y todas las cuestiones con referencia a esa hipócrita actuación individual y colectiva. Constantemente entramos en contradicciones, pero en este momento de nuestra existencia vital, donde todo parece arto delicado, la supervivencia y la vivencia nos indican que debemos hacer algo más que fingir cierta queja, reflexión u opinión sobre unos y otros asuntos.

En la segunda edición de “Creando Utopías”, en las primeras páginas, ya hablo del narcotizante estado en el que nos encontramos, y de como parece casi imposible trasladar cierto halo de lucidez a un mundo enfermo. Lo más sensato sería no participar del mismo, o hacerlo en la menor medida de lo posible. Los gestos positivos son necesarios, pero tal y como está el patio, la sugerencia con respecto a la urgencia de actuar necesita, necesariamente, algo más que gestos. De ahí la premura de cierta radicalidad en los planteamientos y en los actos. Especialmente los actos, la conducta, los hechos.

El otro día un ser hermoso, ante nuestra sorpresiva y estupefacta cara, nos decía que de alguna forma no importaba nada aquello que hacías si lo hacías desde la consciencia. Se me vino el mundo abajo. ¿De qué tipo de consciencia estamos hablando? ¿Fumar con consciencia, golpear con violencia con consciencia quizás, digerir cadáveres animales con consciencia, matar en una guerra suicida con consciencia, apoyar causas como el juego, la pederastia, la prostitución, el Eurovegas, las carreras de caballos o lo que sea con consciencia? ¿Es eso posible? Entoné alarmado.

No se trata de entrar en un discurso puritano, pero si que debemos empezar a cuestionarnos como sociedad qué estamos haciendo con nosotros mismos y con nuestro prójimo y nuestro entorno. Nos quejamos de los desahucios pero seguimos con nuestros ahorros en los mismos bancos. Nos quejamos de que nos echan de los trabajos pero seguimos suplicando a los patronos que nos den trabajo en vez de crear el nuestro propio. Nos quejamos de las guerras pero seguimos consumiendo productos de empresas que las fomentan. Nos quejamos del vicio, de la perversión, de lo infame pero seguimos apoyando todo tipo de empresas que fomentan esta bajeza social y moral (perdón por la palabreja). ¿Y qué decir de los políticos? Hoy comíamos con unos amigos en un conocido restaurante vegetariano cerca del Congreso y allí estaba, paradojas de la vida, uno de los diputados abanderados sobre las corridas taurinas. Y ahí están y estarán porque seguimos votándolos en nombre de la consciencia, de vete tú a saber qué consciencia.

Hoy también hablábamos de la votación que han hecho en Suiza para consultar el coto a los salarios más altos. El planteamiento además resulta hipócrita en un país que vive del secreto bancario promovido por grandes fraudes, grandes tramposos, grandes escarceos, grandes traficantes de todo tipo y grandes mercenarios. El doble juego parece obsceno. Cada vez resulta más difícil servir a Dios y al César. Lo siento, pero la doble moral (perdón) y el hacer las cosas con según que consciencia ya no sirve. En un país donde hay un desahucio cada quince minutos ya no podemos seguir opinando sobre la moral, sobre la consciencia o sobre el bien y el mal. Es hora de actuar. Es hora de quitarnos la máscara como individuos y sociedad. Es hora de la urgencia de actuar.

(Foto: © Misha Gordin)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s