De la violencia al amor en Valencia


a

Ayer seguía irreverente cuando afirmaba en Valencia que la violencia era algo congénito al ser humano y que debíamos esforzarnos para protegernos de nosotros mismos en los actos más cotidianos, empezando por la mesa, por la comida y terminando con las complejas relaciones humanas. A las cinco de la mañana estaba de viaje en una jornada que se presentaba larga e inolvidable.

Por la mañana estuvimos con la autora y amiga Grela Bravo presentando su libro “Voces prestadas”. Fue un encuentro hermoso y a pesar de que era un viernes por la mañana la sala estaba llena de gente. Tuvimos ocasión de compartir un entrañable encuentro con personas comprometidas del mundo sindicalista, los cuales cada uno aportaba su propia visión de la vida y la violencia de género. El mensaje, como siempre, un punto de encuentro, una excusa más para crear algo más que palabras. La consciencia es como un virus que también se contagia. Crear consciencia con este tipo de actos debe ayudarnos a modificar poco a poco nuestras conductas y nuestros valores caducos. Es algo tan necesario como el comer, o mejor dicho, es como alimentar a nuestra alma, la cual, también está necesitada de cuidados.

Tuve la suerte de ser invitado a la comida que la autora organizó con dos amigos suyos de la infancia. El poderoso Javier, un sabio buen hombre, informático de los pies a la cabeza, también escritor, y una grandeza a prueba de niños (tres) el cual, con su humor y sentido común amenizó una cálida comida bajo el valenciano y agradable sol.  Y la todopoderosa Carmen, una bellísima persona, por dentro y por fuera, una mujer valiente e inteligente, ingeniera agrónoma que un día decidió seguir la voz de su talento y lo dejó todo para meterse en el mundo de la canción. Con gracia y talento acompaño todo nuestro hermoso día con sus agudas intervenciones en las presentaciones y con su cálida sonrisa.

Compartir nos hace humanos. Lo decimos constantemente. “Amor es relación” será el próximo título que vamos a sacar y cuya autoría es compartida con Ramiro Calle y este menda, muy bien prologado por nuestro común amigo Joaquin Tamames. Hace un par de días pasamos una bonita velada junto a la compañera de Ramiro, el propio Ramiro y Joaquin y hablamos de la complejidad humana. Unos días antes Ramiro había dicho: “me gusta como eres, un ácrata sin acritud”. El acertado cumplido lo podía ver ayer en movimiento. Ya no tengo acritud, sólo agradecimiento y amor por todo, y eso no quita que podamos ir por la vida compartiendo aquello que creemos como justo y necesario. Por eso ayer realmente no fue un día en el que hablamos de violencia, sino de amor. Con gestos, con abrazos, con sonrisas, con esperanza, con amistad, esa gran amistad que personas como Grela expresan años tras años con todos los que tienen el privilegio de entrar en su vida. Ayer lo pude comprobar y pude contagiarme de tanta belleza extrema y entrañable.

Por eso el amor es relación, y por eso, ayer, entre tanta vorágine de pensamientos y reflexiones, nos dimos cuenta de que sólo cuando nos relacionamos tenemos cierto sentido del amor y somos capaces de convertirnos en humanos completos. Con Javier, con Carmen, con Grela y con todos los que generosamente nos acompañaron en toda la mañana, incluida Cristina, la madre de Laura que estuvo con nosotros en el acto de la mañana.

Y luego llegó la tarde, fue igual de grata y amorosa. Hace unos días, nuestra editora del norte nos preguntó si alguien podía acompañar a Jordi Calvo a presentar su libro de “Banca Armada vs Banca Ética“. ¿Qué día es la presentación? Le pregunté. El 22 de noviembre en la nueva sede de Setem en Valencia, me dijo ella. Qué sincronías más maravillosas, le dije, ese mismo día estoy en Valencia con Grela. Así que por la tarde, muy bien acompañado con las bellas Grela y Carmen presentamos en la nueva sede de Setem Valencia otro libro que tiene que ver con la denuncia de la violencia, esta vez a diferente escala, financiera y armamentística, pero que resalta nuestra complicidad con la misma como individuos que aceptamos ante nuestros gestos diarios el que nuestro dinero se destine a bombas y no a proyectos solidarios. La sala estaba llena de gente bonita. Estábamos como en familia porque tanto Jordi como yo habíamos iniciado nuestro activismo social y de compromiso en organizaciones como Setem, él en Valencia y yo mismo en Barcelona. Sirvió como telón para la inauguración y pudimos compartir un rato agradable con Jordi y su familia valenciana. Tras la presentación, de nuevo viaje hacia Barcelona acompañado con Grela donde tuvimos tiempo para que el viaje fuera ameno y cargado de interesante conversación a pesar del cansancio. Y aquí me encuentro ahora, compartiendo con la familia antes de seguir rumbo a Lleida primero y Madrid después.

Como estos días casi no he tenido tiempo de escribir, perdonad que os cuente en estas letras algunos de los motivos. Gracias Javier, Jordi, Carmen y Grela por este maravilloso día. Gracias a todos los que de forma visible e invisible hacéis posible la relación. Gracias por practicar el amor en acción, que no es otra cosa que la de estar presentes, sonrientes y felices incluso en momentos duros y difíciles.

(Foto: Ayer en Valencia en la presentación del libro de Grela Bravo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s