Vida


vida

La vida tiene sentido sólo si somos capaces de valorar la vida de una piedra, de una flor, de un bosque, de un animal. La vida no nos pertenece, nos posee, nos sobreviene, nos permite reconducir la consciencia, el alma, en el mundo tangible. La vida, lo vital, es un préstamo de la existencia, un vehículo que nos permite conducir por este vasto océano de experiencia.

La vida nos recorre, pero no nos pertenece, no la poseemos. Llega un momento en que nos deja, pero no es un abandono, es tan sólo un pacto. Por eso debemos pensar que la vida es un flujo, un combustible que nos permite este viaje y que cuando se consume, el viaje termina. Siendo así, ¿en qué malgastamos ese combustible? ¿Hemos pensado alguna vez como gestionamos nuestra energía vital, nuestro instante de vida?

Si observamos cada uno de nuestros días, si cogemos el hábito de meditar al menos quince minutos por jornada y por la noche realizamos una sencilla recapitulación vespertina sobre las cosas que nos han sucedido, ¿qué conclusiones sacamos? A veces todo resulta tan agotador. Olvidamos respirar y olvidamos que la respiración es nuestro puente, nuestro lazo con la vida. Nadie nos educa en la respiración, nadie nos educa en la vida. No tenemos consciencia de que respirar pausadamente provoca una vida pausada. Respirar agitada e inconscientemente provoca una vida agitada e inconsciente. Olvidamos vivir porque olvidamos lo esencial de la vida.

No hay misterios infranqueables. La inquietud nos puede llevar a modificar radicalmente nuestra existencia. La búsqueda provoca encuentro. El encuentro reflexión. La reflexión provoca cambio y el cambio provoca más vida. Realmente así es como la vida se relaciona con nosotros, con las piedras de un río, con las plantas de una selva o con los animalillos de un bosque. La vida es el rumor que atraviesa todo cuanto tenga capacidad de cambio. Si somos conscientes a diario de ello, viviremos gozosamente cada uno de nuestros segundos de existencia. No habrá tiempo para la tristeza, ni para el fracaso, ni para la pérdida. Sólo habrá tiempo para el deleite y la alegría. Seamos vida observante, seamos vida vivida.

Anuncios

One thought on “Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s