A esa alma valiente


DSC_0040

Hoy no podíamos estar en todos los frentes. A veces, cuando miro el catálogo de la editorial, y veo que mañana vamos a dar una charla sobre ecoaldeas, el domingo presentamos en Madrid el libro de Banca Armada vs Banca Ética y hoy pasábamos una excelente tarde con Grela Bravo y su emotivo “Voces Prestadas”, un libro que describe con realismo y esperanza al mismo tiempo experiencias en primera persona relacionadas con la violencia de género, me pregunto por qué aún son necesarios tantos y tantos frentes.

Cuando miraba a Grela pensaba en lo evidente, eso que dicen que los rebeldes no tienen causa, que están en todas las causas porque no creen en la revolución, si no en lo revolucionario de rebelarse contras las injusticias y la ignorancia. No es una perturbación del ego, más bien es una avalancha inevitable que se precipita desde la corriente sanguínea del alma peregrina.

Uno puede quedarse sentado toda la vida esperando, meciendo la cuna de la ceguera y buceando sobre lo congénito de la pasividad. Podríamos mirarnos, como puros supervivientes de este aparente caos en el que vivimos y tenemos nuestro Ser, y dejarnos llevar por la corriente, fuera cual fuera, desapegados de un istmo o cualquier isla paradisiaca. Pero no sería justo que si por avatares de la vida, hubieras bebido del pozo profundo y hubieras descubierto la ternura del átomo invisible y los lazos de todo cuanto existe desearas mostrarte oscuro y silente, alejado de esa posición privilegiada que supone anclar los pies en el barro y construir con manos manchadas de experiencia la casa, el hogar.

Reflexionaba sobre estas cosas cuando veía el coraje de una persona como Grela. Me preguntaba por qué ella, con esa fuerza poderosa, es capaz de mostrar su abanico de generosidad y vaciar su alma para compartir este tipo de frentes. Su empoderamiento, su fortaleza, su amor hacia lo que hace le dotan de ese privilegio que sólo unos pocos pueden llegar a sufrir. Dar tanto para recibir tan poco, que es como decir darlo todo para recibirlo todo.

Hoy en la cena explicaba una bonita anécdota sobre cuando su hijo le preguntaba qué es el alma. Ella decía con esa ternura que le caracteriza que el alma es aquello que permanece cuando tu cuerpo tiene cara de niño, y luego de adulto y luego de abuelo. El alma es eso que nos hace únicos e irrepetibles, y que nos hace ser como somos aunque lo externo, lo volátil, cambie. Su explicación nos ha conmocionado a todos y me hacía pensar que sólo un alma grande como la suya podía decir algo tan complejo de la forma más sencilla. Sólo un alma que ha sobrevivido a los avatares del infinito puede llegar, subirse a un escenario y clamar eso de que otro mundo es posible. El resto, los que miramos desde el espectro esa luz, aún no hemos llegado a comprender qué es eso del alma. Somos meros escenarios, pantallas convertidas en más pantalla. Aún no entendemos qué significa sobrevivir a la vida y qué significa dar vida, esperanza y amor. Grela, en cada presentación, en cada esfuerzo, entiende un poco más el significado profundo de amar. Así que de nuevo gracias por tu coraje, por tu ejemplo y por tu dedicación como madre, como mujer y como alma valiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s