La doctrina del Corazón


a

Después de nuestras tareas cotidianas, reunámonos para cambiar ideas sobre el Corazón. Ello nos conducirá más allá de los dominios de la tierra, hacia el mundo sutil, con el propósito de cercarnos a la esfera de Fuego”. Nicholas Roerich.

 

La naturaleza tiene una base científica de establecer continuidad. Todo lo que recibe lo da. Todo se relaciona y todo ha de ser compartido. Nada se desperdicia, ni la hoja que cae de las altas ramas de un árbol ni el agua que roza las paredes de un riachuelo. Todo está en continuo proceso de regeneración y de cooperación. El mundo mineral sostiene al mundo vegetal y este sostiene al mundo animal. Inevitablemente existe una interrelación entre las cosas, un dar y un recibir continuo que permite la vida en toda su magnificencia.

Desde el plano humano y la visión interna, podemos entender bajo este principio de cercanía y certeza que todo ha de ser compartido con el grupo. Que todo lo que obtenemos debe ser dado, ya que todo está regido por esa ley cuya comprensión rige todas las orbes, visibles e invisibles.

Algunas escuelas incitan a pasar del sendero del Raja Yoga al sendero del Yoga del Corazón, el yoga de la Síntesis y el Fuego. El fuego que es compartido, ya alejados de esa necesidad de soledad individual y progreso egoísta. El punto focal de ese trabajo es expandir, compartir, dar calor como una llama viva en la noche oscura.

La unidad de consciencia constituye la más simple introducción en la vida del corazón en todos los planos de la actividad humana. El egoísmo, el aislamiento, la creación de fronteras que nos separen los unos a los otros son diálogos que se estrechan en el círculo del miedo. La vida futura es grupal, unitaria, refugio de soles y fuegos ardientes.

El idealismo inteligente debe llevarnos hacia esas metas por conseguir. Debe guiarnos hacia esas leyes que rigen todo el universo, tanto a la hoja que cae desde el árbol como al agua que corre por el riachuelo o el curso de la vida humana que cada vez más entiende la importancia de la interrelación, el apoyo y la cooperación. La base científica del futuro se basará en la comprensión de estas leyes derivadas de la doctrina del corazón, el conocimiento de la ley de síntesis, de amor y de belleza. Aquel que nos alentó sobre el amor al prójimo sólo nos puso en el camino de un entendimiento cósmico y universal superior a nuestra propia e ilimitada lógica. Amor es relación, y en el infinito universo todo se relaciona, todo se establece bajo la continuidad del dar.

Anuncios

5 thoughts on “La doctrina del Corazón

    • Si te sirve de consuelo, a mí también. A veces siento como si no fuera yo el que escribe, como si algo más allá de mi mismo se apoderara de las letras y sus sentidos. A veces tardo años en comprenderme a mí mismo. O toda una vida.

      Me gusta

    • Siento desde mi propia ignorancia que todo está relacionado. Absolutamente todo. Incluso eso que llamamos vagamente evolución, incluso los pares de opuestos o lo dual que nace desde nuestra mente disgregada. La unidad de todas las cosas es algo solo visible a aquellos que en su propia evolución abrazan la percepción total. Nosotros estamos lejos de esa percepción, pero ya empezamos a intuir algo…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s