Abandonando el Camino Medio


a

Estimado M.,

Gracias por tus letras. Me hace ilusión saber que damos tímidos pasos hacia una inevitable reconciliación. Ya lo dijiste alguna vez: “el verdadero cariño no puede ser destruido por malentendidos”.

No es tópico cuando el sentimiento atraviesa las paredes de lo común y cuando el amor que nos une a todos se desprende y supura por todos nuestros átomos. Es algo que aún no logramos entender del todo, pero es real, al menos en esa realidad que se vuelca en esos otros planos impredecibles.

Galicia está muy próxima. El viejo sueño que no resultó en el monasterio de la Montaña lo estamos intentando esta vez en el Camino de Santiago, en Samos. Como siempre hemos sido un poco innovadores y revolucionarios en algunas cosas. Estamos obviando los préstamos bancarios para intentar conseguir, mediante eso que ahora llaman crowdfunding, el dinero necesario, basando todo el tópico de la idea en el apoyo mutuo y la cooperación. Ya hemos conseguido un monto de más de 35 mil euros y nos faltan otros 65 mil para conseguir una finca de casi cuatro hectáreas y una casa de piedra del siglo XVI de unos setecientos metros según el catastro. Espacio suficiente para poner en práctica de forma experimental el nuevo paradigma que ya está naciendo.

¿Qué haremos allí? Una comunidad, como no, que será por donde creemos que irán los tiros futuros dada la terrible crisis que va a empezar (creo que esto ha sido solo un preludio de lo que se avecina). Allí haremos una escuela de dones y talentos, al estilo griego o al estilo del bons homes, que es como decir un lugar donde contactar con tu lado más íntimo y profundo. Y dado que el Sistema ya no podrá hacerse cargo de nosotros tal y como están las cosas y estarán, ¿por qué no asentar las bases de una nueva fórmula de cooperación entre humanos libres, profundizando en la verdadera emancipación y en los principios de libertad, fraternidad e igualdad?

¿Por qué Galicia? Sigue siendo un misterio, pero el Camino de Santiago tiene mucho que ver, así como la extraña conexión que sentimos por el mundo celta. O quizás tenga que ver con ese viaje iniciático que nos llevó primero hacia el Mediodía, y tras la enseñanza oportuna, nos lleva ahora a recorrer el Septentrión. Todo tiene su propia lógica, el Caos siempre termina abrazando al Orden.

Me siento ya muy viejo y cansado para seguir perdiendo el tiempo en un Sistema agotado. Así que ahora sí, me lleno de valor y doy el salto a otra forma de vida. El mundo mentiroso ya no me interesa. Nunca me interesó, pero ahora me he vuelto más radical. Ya no hay medias tintas ni camino del medio. Abandono a Buda (me refiero a su camino medio) y abrazo al Jesús del látigo en el templo expulsando a los mercaderes (entiéndase desde el plano arquetípico). No se puede servir a Dios y al César. Me voy con Dios… sea lo que sea lo que eso signifique…

Me gustará verte pronto, para que puedas reírte en directo de este loco cada día más perdido (o más reencontrado), en todo caso, más convencido y valiente… Todo se andará…

un abrazo sentido…

 

J.

Anuncios

3 thoughts on “Abandonando el Camino Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s