Hacia la nueva tierra


la foto

Han sido unos días de mucho movimiento. El martes nos retiramos doce personas a una casita en la sierra muy bien decorada con elementos y jardín zen, vistas increíbles y una paz contagiosa. El motivo del encuentro era crear grupo para un ambicioso proyecto empresarial al que he sido invitado. Los tres días, mediante la metodología de Dragon Dreameng, aprendimos algunas herramientas de cohesión de grupo y de visión con respecto al proyecto y los objetivos.

Cuando salí del encuentro unas horas antes de su finalización seguí viajando hasta Huesca. Allí tuve la oportunidad de asistir de nuevo a una conferencia de Emilio Carrillo. En esta especie de tour en el que viajamos con él por toda la península, comprobamos la sed que existe en todas partes por escuchar una nueva vibración, un nuevo mensaje, un nuevo diálogo con lo interior desde la arriesgada honestidad y la escurridiza humildad. Por cierto Emilio consigue conjugar, junto con una generosidad exquisita, todos estos elementos.

Por la noche, tras todas las conferencia, solemos participar en una cena donde los organizadores nos brindan la oportunidad de conocer con más detalle a Emilio y su mensaje. Los viajes también son una excusa para mantener diálogos abiertos sobre cualquier tema. Hoy nos ha pasado en el viaje que hemos hecho desde Huesca a Lérida. El tema de hoy eran los sumerios y sus leyendas sobre los anunakis, un grupo de dioses sumerios y acadios relacionados con los Anunna (los “cincuenta grandes dioses”) y los Igigi (dioses menores). Son muy interesantes las teorías que dicen que el viejo imperio de los anunakis, el mundo reptiliano, frío, egoísta, individualista y materialista se está desquebrajando poco a poco. Emilio defendía que el año pasado el planeta entero entero en una especie de dimensión diferente, de plano vibracional distinto, y que a partir de noviembre de este año ese cambio se irá manifestando con más realismo. Si antes lo viejo predominaba (el egoísmo, el materialismo, etc…), a partir de noviembre empezará una transición que durará doscientos años en lo que la nueva energía de amor, de compartir, de generosidad, empezará a fluir por todas partes. En palabras de Emilio, poco a poco la vieja civilización irá resquebrajándose y surgirán nuevos modelos de convivencia, al principio de forma aislada en comunidades y ecoaldeas y cada vez más organizadas en lugares más habitables donde se practique esta nueva ola de cambio, de generosidad, de amor compartido.

Esta tarde en Lérida disfrutaremos de nuevo de toda su enseñanza, y mañana, tocará Barcelona, donde esperemos que las ventas de sus libros den más impulso al proyecto que, precisamente, tiene que ver con esa idea de nueva vibración. Todos juntos, poco a poco, iremos venciendo el miedo a este cambio y vibraremos cada vez más con esta llamada de certidumbre. Cada día seremos más conscientes de que el cambio inevitable es posible y necesario. La nueva Tierra lo demanda. El nuevo mundo lo recibe.

Anuncios

4 thoughts on “Hacia la nueva tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s