Carta a Ignacio Darnaude


ignacio darnaude

Estimado Chachi,

me alegra mucho saber que te llegó nuestro regalo de séptimo aniversario, el cual, en un pequeño esfuerzo editorial, hemos querido regalar a los amigos que desde años habéis apoyado de alguna u otra forma esta locura utópica. Porque bien sabes que editar libros hoy día, especialmente libros no comerciales, con el único lucro de la satisfacción personal y el apoyo mutuo y la cooperación entre todos, es una cosa utópica.
Gracias por tus sentidas palabras. Tú has sido testigo directo de esa revolución interior que durante años, creo que desde los catorce o los quince añitos de aquel ingenuo adolescente, has podido ver en primera persona. Tus palabras son arto exageradas, pero admito que el cambio se produjo, y que desde que empecé en la carrera de hacer de hombres buenos, hombres mejores, la utopía se ha ceñido aún más en mi propio vida.

Sin duda tuve mentores especiales que me guiaron por la ardua y compleja senda. Tú mismo fuiste un pilar importante en aquellos primeros pasos. Tu siempre motivación, tus buenas palabras, tus ánimos sinceros y tu compleja y divertida mirada del mundo hicieron de llama en la oscura noche del alma. Aprendí a escribir de tu mano, con aquellas cartas que te enviaba y aquellas tuyas, tan increíbles, que recibía. Puedo decir que el artífice de cierto estilo epistolar vino de tu mano, y que, teniéndote siempre como referente, aprendí a conquistar a base de pluma y paciencia las almas errantes.

Cuando en 2008 vivía entre La Montaña de los Ángeles y Alemania redacté en una página algo que di por llamar “El Proceso Noumicon”. Con ese nombre que conocí a través tuya y que será también el nombre de un libro que estamos preparando, puse en marcha la utopía tangible, esa que se puede ver y tocar, y que ahora, en estos días, se está precipitando, por fin, en el plano real.

La primera fase la hemos dado por llamar “Proyecto O Couso”, porque ese es el nombre del lugar que estamos intentando adquirir, una pequeña finca de unas tres hectáreas y media con una casa de piedra justo al lado del mi querido Camino de Santiago. Allí queremos poner en práctica las enseñanzas de los sabios, esas que se resumen en tener una vida meditativa, silenciosa, de trabajo y estudio y de servicio al conjunto de los seres, un servicio igual de silencioso e invisible, pero eficaz.

Para llevar a cabo el sueño estamos contando con el apoyo de mucha gente que está aportando cinco euros, mil o seis mil. Todo lo que venga es bienvenido ya que la base del proyecto será el apoyo mutuo y la cooperación, es decir, queremos demostrar de forma real que esos valores pueden ser conquistados entre todos y sustituir con ello los valores del egoísmo y la cerrazón humana.

Así que ya ves, tu pelotudo amigo sigue creyendo en eso tan efímero pero certero de que otro mundo es posible. La inspiración del Primo, que siempre está presente en este pellejo andante sigue adelante, buceando en los misterios que tanto nos apasionan, pero sin olvidar la responsabilidad conjunta de llevarlos al mundo, precipitadamente.

La web del proyecto es la siguiente: www.proyectocouso.org
Si conoces de alguien que crea en las utopías no dudes en decirle que con cinco euros o un préstamo de cualquier tipo ayudará a traer a la tierra el ansiado reino. Sólo es cuestión de proponérselo y de ejecutarlo valientemente.

Un abrazo sentido de este menda que te aprecia con el cariño de siempre.

J.

El 08/09/2013, a las 14:30, Ignacio Darnaude escribió:

Ha llegado tu sabrosa compilación de sutiles esclarecimientos acerca de la misteriosa verdad que nos hará libres. Qué suculento regalo,tío. Y qué preciosa exhibición de culturón acumulada a pulso. Eres un gran macho. Eres macho por los cuatro costados. Qué proeza tan meritocrática de masculinidad intelectual. Y qué descarada exhibición de inventiva. Un volumen penetrante como un berbiquí,guapo y seductor en torno a los difuminosos arcanos de las utopías humanas. Y una obscena y atractiva presentación al mundo de los sueños que el insapiens nunca se ha atrevido a rematar y los ha dejado a medio hacer. ¿Utopías?. Quiá. Las tales no existen,fueron proyectos harto factibles y utilitarios que los pusilánimes no tuvieron cojones de poner en marcha por el terror entrópico al qué dirán,de tal enorme envergadura es el poder del grupo sobre los benditos disidentes de la manada. Y qué escaparate tan elegantemente escrito de estructuras visionarias que de ser aplicadas hubieran cambiado a este planeta como a un calcetín. He tenido el privilegio de ser testigo epistolar de tu tremendo y veloz progreso en la vida a golpe de constancia y del poder omnímodo de la voluntad. Javier León es un hombrón valientemente hecho a sí mismo. No me extraña que con tu sacudidora correspondencia te conquistaras al prohombre en la cárcel,cuyo prólogo pareciere mismamente de la mejor pluma leonesa. El alma del Loyola se ha conmovido de gratitud al recibir este inteligente y cultivado monumento a lo que pudo y debiere haber sido y nunca fue. He llegado al convencimiento de que eres un sabio y un santo en plena juventud. Eres pelotudo,Javi. Seguro que a estas alturas ya te jactas merecidamente de tu íntima amistad con mi Primo que está en los cielos. Pues eso,admirado amigo,que Él te guarde muchos años y te lleve a peregrinar a utopías que sí han llegado a fructificar en otros reinos.

(Foto: El amigo Ignacio Darnaude junto con los escritores Javier Sierra y Moisés Garrido)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s