Networking, todas las cosas son importantes


DSC_0743

Estoy en el café la Luz, en la calle el Barco, esperando a L. para preparar la campaña de otoño en la editorial. Como periodista, nos ayuda para llegar allí donde resulta difícil llegar y sobre todo, para comunicar que estamos aquí, que somos una empresa editorial y que tenemos algo para compartir.

Ayer a las nueve quedé en la sede de los constructores del adytum con M. Pasamos una larga noche hablando sobre proyectos, sobre futuros y sobre recuerdos. Su empresa va bien y ya tiene oficinas en Madrid y New York, con proyectos a nivel internacional. Sentí felicidad por ver que hay empresas que funcionan, que trabajan bien y que además muestran generosidad. En un momento difícil que ya ni recordaba, la empresa de M. ayudó a nuestra empresa a seguir adelante, así que el agradecimiento siempre es doble, por la amistad y por el apoyo.

Este mes es un mes de reuniones, de encuentros, de apertura, de apoyos y cooperación. Todas son importantes, porque todas aportan algún tipo de estímulo adicional, de idea, de sugerencia para progresar y compartir en la magia del propósito.

Ayer llegué a las tres de la mañana a casa. Algo infrecuente en alguien que suele acostarse a media noche en punto. En el camino de vuelta, más allá de la reflexión empresarial, entramos en reflexiones metafísicas. ¿Cuál es nuestra misión en la vida? M. había tenido un sugerente sueño donde tenía un accidente de avión y se decía a sí mismo: todo para esto. Ese “todo para esto” nos hizo pensar sobre la importancia de vivir cada instante, cada relación, cada momento como único e imprescindible. Si fuéramos puntos de luz, ¿dónde estaría el límite de nuestra extinción?

El otro día una buena persona me hablaba de invertir quince millones de euros en un ambicioso proyecto. Me recordó a ese otro amigo que un día llegó a la Montaña desde Brasil para poner sobre la mesa cuatro millones de euros para poner en marcha el proyecto de la fundación Los Ángeles. El baile de números a veces marea porque uno debe medir bien en qué clase de prisión desea meterse por el resto de sus días para cuando todo acabe, no tengamos esa sensación de y “todo para esto”.

Realmente hay algo que nos llena de vida cuando sabemos trabajar en algo que nos supera en propósito y libertad. No se trata de trabajar ciegamente en cualquier cosa, o lanzarnos súbitamente a la tentación de cualquier idea o proyecto. Uno siempre debe respirar profundamente y sentir qué es aquello que realmente recorre nuestras venas. Y luego, certeramente, pensar cual es la necesidad de eso que recorre las venas del mundo. ¿Cómo trabajar en nuestra encomienda? ¿Cómo participar en este ciclo maravilloso que es la vida?

Sea como sea, todas las cosas son importantes. Por eso es significativo reunirnos los unos con los otros y ver las maneras de colaborar en esa red de constructores de un mundo bueno. No tengamos miedo en afrontar nuestra parte, y trabajar en ella.

Anuncios

One thought on “Networking, todas las cosas son importantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s