Cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento


a

Estos son, según Erich Fromm, los elementos comunes en toda relación. Hablo de ello en dos libros que estoy escribiendo a la vez. Uno sobre asexualidad y otro sobre “amor es relación”, un título que estamos preparando conjuntamente con el amigo Ramiro Calle.

Resulta difícil profundizar en el amor cuando es algo tan poderoso como para mover y sostener universos y tan frágil como para que se nos escape del entendimiento humano sin poder siquiera saborear un ápice de su esencia verdadera.

Creemos muchas veces que amar es lamentarse, regocijarse en las relaciones dependientes, basadas muchas veces en la autoridad o el poder, en el egoísmo y la confusión más pueril. Pero la fórmula de Erich Fromm es bien simple: cuidémonos, responsabilicémonos, respetémonos y hagamos un esfuerzo para conocernos a nosotros mismos y de paso, para conocer al otro. Siendo una fórmula tan sencilla, ¿por qué nos cuesta tanto alcanzarla y ponerla en práctica?

Ya dijimos anteriormente que no es rico el que tiene mucho, sino el que da mucho. En ese sentido somos una sociedad bastante avara, porque siempre estamos pensando desde la pérdida. Somos, por mucho que poseamos, indigentes y seres empobrecidos.

¿Cómo salir de esa indigencia social y personal? Relacionándonos, ayudando al otro, compartiendo momentos felices y amables, porque el que da realmente no es aquel que da cosas, sino experiencias enriquecedoras, el que da armonía y paz, el que ofrece belleza y ternura al otro. Son las propiedades interiores las verdaderas riquezas. Las cosas materiales son sólo cosas. Pero las perlas interiores, el dominio de lo específicamente humano, como nos decía Fromm, es el mayor bien que podemos dar. Por eso lo mejor que podemos ofrecer está en nosotros mismos, aquello que nos hace procurar vida, dando lo mejor de nosotros, lo que nos hace nobles y humanos.

El amor, nos dice Fromm, es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Se ama aquello por lo que se trabaja, aquello que cuidamos y protegemos, aquello a lo que nos acercamos con responsabilidad y respeto, y siempre, con conocimiento. Amar es relacionarnos y trabajar activamente en que esa relación sea duradera, amable, sencilla y enriquecedora para ambas partes. Eso requiere trabajo, mucho trabajo, y conocimiento, mucho conocimiento.

Anuncios

One thought on “Cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s