Impermanencia y Punto de Quietud


IMG-20130810-WA0002

Justo en frente del parque del Retiro vive un hombre sabio, maestro de maestros, instructor de príncipes y reinas, de políticos y empresarios, de gente famosa o sencilla o anónima que buscan un punto de quietud en sus vidas, que comparte su vida de increíble afecto, cariño y amor con su joven y hermosa mujer acompañados de su también hermoso gato Emile.

Hemos pasado una agradable tarde con más de cuatro horas de intensa conversación compartiendo los avatares de la vida, sus más de cien viajes a la India, sus más de doscientos libros editados, sus ganas de vivir y compartir vida. Pero también, y esto es importante, ese periplo no hubiera tenido sentido sin el sabroso acompañamiento de la horchata preparada especialmente por L, su mujer. No es que esa horchata sea más importante que doscientos libros o cien viajes, pero el amor que encierra su elaboración es igual al amor que se puede mostrar en esos vitales acontecimientos. Realmente ese era el tema de una de las conversaciones. Lo fenomenológico no tiene sentido sino somos capaces de descubrir en lo pequeño la sencillez del amor. En una horchata, en un gato, en una mirada, en una tarde agradable con buenos amigos. El resto está bien, pero sólo si hemos aprendido a amar lo sencillo.

Hace unas semanas le editamos un hermoso libro sobre Buda y estamos preparando un nuevo libro que llevará por título “El Punto de Quietud”, el cual he tenido el humilde honor de prologar. A cambio, él ha prologado con unas hermosas palabras el libro que recogerá la experiencia de impermanencia que sufrí en el Camino de Santiago. Hablábamos de ello mientras le hacía firmar algunos libros que deseaba regalar.

Realmente ambas esferas de la filosofía de este buen hombre, el punto de quietud y la impermanencia, podrían describir a la perfección su síntesis, su conclusión sobre todo lo buscado y hallado. Una persona que ha recorrido cientos de caminos en el plano fenomenológico y que ha sabido acotarlos para llegar a la conclusión, a la síntesis de lo sencillo, de la pequeñez y la ingravidez que se puede encontrar en el simple roce de un cuerpo que se mueve con lentitud, concentrado en el momento presente, en la impermanencia de la quietud, en ese punto que nos conecta con la vida real y que ocurre en cualquier instante presente, posible, inmediato.

El propio gato Emile parecía un punto de quietud anclado en una sabiduría que los cuatro admirábamos con ese asombro y respeto que siempre sentimos hacia el mundo animal. No necesitábamos de ningún tipo de creencias para comprobar que cualquier vida, por muy simple que nos parezca, encierra dentro de sí un gran misterio, una profunda muestra de bondad y ternura, un ejemplo vivo de naturaleza, de amor, de compasión. De ahí nuestra necesidad de respetarla, de admirarla y saborearla desde la vida, y no desde la muerte. Cualquier ser vivo por pequeño que sea tiene derecho a expresar vida plena y en libertad. Nuestra obligación moral es respetar ese hecho profundo y natural.

Eran cerca de las diez de la noche cuando ambos nos han acompañado un trecho de paseo por el Retiro. Nos hemos despedido con un abrazo sentido mientras hablábamos con cariño de amigos comunes y de viajes y experiencias y proyectos y aventuras. Mañana nuevos encuentros y nuevas experiencias. Mañana de nuevo una aproximación a la vida desde la experiencia del otro, desde el cariño y la ternura de estrechar círculos con personas que comparten y muestran su luz a pecho descubierto. Gracias L. y R. por estos gratos momentos. Seguimos caminando.

Anuncios

One thought on “Impermanencia y Punto de Quietud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s