Sobre la tragedia


IMG_0043

Escribo desde Madrid, desolado, incrédulo ante lo ocurrido en Santiago, en el mismo lugar por donde pasé hace tan solo un par de meses. La muerte siempre resulta dura, pero cuando es cercana y trágica y en masa la desconfianza es aplastante. Desconfianza por sabernos tan frágiles, por no ser del todo conscientes de que cualquier error, por minúsculo que sea, puede terminar en trágico final. La fatalidad acecha a cada instante sin darnos cuenta. Lo he notado estos días de intensos viajes en coche, donde de repente un loco aparecía de la nada provocando repentinos frenazos o un despistado se dormía al volante balanceando el camión que daba tumbos de un lado para otro. Hoy, en el trayecto de Córdoba a Madrid viajaba aún más atento y precavido, viendo como todo puede terminar en un soplo de aliento.

Ochenta vidas sesgadas, así, de repente, es cruel y duro. Me interrogo por cada una de esas existencias aisladas. Por sus familias destrozadas, por sus huérfanos o viudas o amigos que no acaban de creerse la noticia. Me hace pensar que mañana, o quizás pasado, o quizás en unos años, todos nosotros, sin excepción, pasaremos por ese túnel que ahora nos asusta y nos aterra ante la desgracia.

Nunca sabemos como ni cuando y eso nos da cierta visión de futuro, de esperanza, de permanencia. Pero realmente vivimos en una constante mentira, porque ese futuro incierto puede ser hoy mismo, en cualquier segundo de existencia. Así es la comedia vista desde el ego, desde la luminiscencia de la personalidad. Fatídico y sin sentido. Además, en Santiago. Además, en víspera de la fiesta de Santiago.

Ochenta vidas son muchas vidas para un solo error, para un solo instante de descuido. Aún no podemos aceptar ni creer que estas cosas aún puedan ocurrir en nuestros tiempos. Aún cuesta aceptar que no seamos capaces de evitar tanto sufrimiento innecesario. Estemos alertas, estemos atentos, pues el futuro es un juego de naipes que se decide a cada instante, a cada segundo de vida.

Anuncios

6 thoughts on “Sobre la tragedia

  1. Sólo la muerte de quien amamos logra,de cuando en cuando,arrancarnos del sopor y plantarnos la conciencia del valor de la vida.

    Mi humilde solidaridad para toda persona afectada que,por mucho se meta uno en su piel,jamas se siente el mismo dolor.

    Me gusta

  2. Perder un ser querido te deja el alma en quietud, encogida para siempre. Duele tanto que hasta el respirar duele. Por eso es tan importante que podamos darnos cuenta que todos los momentos son únicos, hay que vivirlos asi. Porque pueden ser los útlimos.
    No tengo palabras, en estos momentos tan tristes y desgarradores sobran todas.
    Mucho AMOR y cariño para todos desde mi bosque en Brandenburg.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s