El Camino del Amor


IMG_0082

El Camino del Amor no es otro que el camino del corazón. El corazón puro nos conecta con la mente pura y esta hace de puente hacia el alma pura, la intermediadora entre el Espíritu y todo el universo entero. Es un camino simple pero que solemos recorrer durante eones, cegados por la ilusión de la vida y sus desviaciones. Se identifica rápidamente porque el amor puro se convierte en acción, y es capaz de transformar la vida de muchos con su ejemplo y dedicación. 

Hoy ha sido un día de despedida en la Comunidad de Findhorn. Escocia parecía toda radiante con ese sol inusual que calentaba la sala de reuniones. Todos nos mirábamos a los ojos y cuando relatábamos nuestra experiencia, dedicábamos entre sollozos hermosas y profundas palabras.

Había un liderazgo espiritual, profundo, que pretendía conectarnos con la esencia de lo realmente importante. La sinceridad, la honestidad, el amor entre todos, el coraje de sentirnos una familia entera unida por las alas del espíritu, la amabilidad en nuestros gestos y la broma continua que nos hacía amables y dóciles. La intensidad del día de hoy, tras abandonar nuestros trabajos en la cocina o en los jardines, venía dada por la fuerza de este lugar.

Findhorn, a pesar de sus complejas contradicciones, sigue siendo un lugar de luz y amor. Sus gentes son como luciérnagas en la noche oscura, como lámparas que se alzan juntas para iluminar un poco más el mundo, para comunicar un don especial, una experiencia diferente.

El resultado de todo es compartir este don, esta necesidad de ver al mundo desde una perspectiva diferente y unida. La necesidad de crear nuevas escuelas, nuevos centros de luz donde capacitar al ser humano de las herramientas necesarias para crear el cambio que necesitamos en este tiempo. La necesidad de empezar a doblegarnos a la luz de la unión y la hermandad dejando atrás la diferencia y la separatividad. La necesaria comunión, nacida dentro de nosotros y también fuera, con los otros, con nuestro entorno, con la naturaleza. El bosque, el río, la amable brisa, el hermano sol, la hermana luz que atraviesa eones para visitar nuestros corazones e iluminar nuestras anquilosadas cavernas. La profundidad de toda esta expresión de vida y luz debe ser compartida, y esa es la misión de todo aquel que pretenda saciar su sed de espíritu. De nuevo la promesa de dar, de nuevo la promesa de compartir este estímulo en el peregrinar del alma. De nuevo el reencuentro con la verdad de que somos minúsculas chispas de un Dios inabarcable, y que, por lo tanto, somos representantes de la grandeza de toda existencia. Ahí está y reside nuestro estímulo, nuestra necesidad de seguir adelante cueste lo que cueste, en la luz, el amor y el servicio. Que así sea…

Mientras, mañana volvemos a España en un interesante viaje de reflexión que durará dos o tres días por media Europa. Esperamos que todo vaya bien.

Anuncios

3 thoughts on “El Camino del Amor

  1. Me alegra ver que ya no te quejas, ni criticas a los políticos (a pesar de que hay motivos sobrados para hacerlo). Se te nota feliz.

    Te deseo buenas y dulces aventuras, querido viajero. 🙂

    Muchos abrazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s