Desde Findhorn, Highlands, Escocia


 

IMG_0088IMG_0033

“Basta de hablar sobre los viejos tiempos, es momento para algo grande.
Quiero que salgas y hagas que funcione”… Thom Yorke

Tras tres días viajando por tierra y mar, atravesando ciudades como Paris, Londres o la hermosa y eterna Edimburgo que ayer nos acogió pasando una buena tarde, durmiendo en lugares increíbles como en ese perdido lugar de las Highlands donde anocheció sin anochecer y nos despertó un sol sin sol, llegamos felices, sanos y salvos, a la bahía de Findhorn.

Cuando dejamos atrás los prados verdes y las colinas bajas y llegamos a Forres, los nervios y los recuerdos empezaron a amontonarse de repente. Llegamos cansados pero felices a la Comunidad de Findhorn. Poco o nada había cambiado excepto la construcción de nuevas viviendas a lo largo de la bahía. Los colores parecían más vivos que los de aquel frío invierno de 2007 donde mantuve una relación muy estrecha con la experiencia de vivir en la utopía hecha realidad.

Comimos algo en el añorado “Blue Angel”, dimos un paseo por las dunas y la playa, atravesamos la bahía y nos dio tiempo de reposar un rato tumbados en la hierba a la espera de que llegara el grupo que completaría con nosotros la “semana de experiencia”. Cenamos en el comedor comunitario, el mismo donde hace seis años conocí a Anja y a continuación se marcharon a experimentar unas danzas shamánicas que al parecer te hacen entrar en trance.

He preferido quedarme solo en la casa, escribiendo un poco y ordenando correos y consultas de clientes que ya preguntan por el nuestro próximo lanzamiento, “Dios”, un especial y sugerente libro escrito por Emilio Carrillo y que ya se puede descargar en formato ebook desde nuestra web.

Desde esta silenciosa ventana veo el verde y las flores de la comunidad, los tejados cargados de hierba, las madreselvas que todo lo cubre y la exuberante y espectacular naturaleza que por aquí se despliega por todas partes. Hemos llegado sanos y salvos y ahora toca responder a cuestiones y doblegar sentires. Toca acariciar el rostro de la inmensidad de cerca, agradecidos, humildes. Toca abrazar la generosidad y compartirla, pero toca también dejar atrás el pasado y ponerse a trabajar en el presente y el futuro. Ya no vale mirar a otra parte, ahora hay que ponerse el traje de faena y del compromiso y dar una vuelta de tuerca más a la creación y la plasmación de la utopía. Estamos atentos, estamos preparados.

Anuncios

2 thoughts on “Desde Findhorn, Highlands, Escocia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s