Desde Londres


DSC_0363

La ventaja de viajar en un coche híbrido es que puedes recorrer media Europa por poco dinero. Si además duermes en sus cómodas estancias y te duchas en cualquier fuente, el placer del viaje libre es doble. La comida se soluciona a base de las casi cincuenta croquetas vegetarianas que hicimos dos días antes y algunos cereales y galletas que nos acompañan junto a dos garrafas de ocho litros de agua. De lujo.

Eso hemos hecho estos días. Ahora tomamos un café en Londres, aprovechando que por la noche cruzamos el Canal de la Mancha por tan sólo 23 euros (hacerlo de día puede costar cinco veces más) y dormimos en un barrio lujoso rodeados de bosques y campos, acurrucados en el coche porque aquí hace frío (vamos con el forro polar y manga larga). No hay sol, todo está gris, pero todo es emocionante.

Nos dirigimos a Escocia y pasaremos nuestra tercera noche en tierras de reminiscencias. Mañana por la mañana tendremos que estar en la comunidad de Findhorn, donde hace tres meses había programado pasar al menos seis meses allí para terminar la tesis doctoral y que, ahora, por temas diversos, tan sólo visitaré durante una semana para terminar algunos rápidos flecos. Unas previsiones de ingresos en la editorial que al final, por deslealtad o caprichos del destino no hemos recibido, han impedido que las cosas salieran de forma más recta. Pero eso no ha impedido que intentemos condensar los seis meses en seis días intensos para redactar parte de la tesis y cerrar un gran capítulo vital.

Lo demás será aventura, porque viajar así, prácticamente con el dinero ajustado al milímetro y sin capacidad de mucha reacción en caso de que las cosas se complicaran, tiene sus cosas. Pero es el precio que hay que pagar para hacer aquello que tienes que hacer a pesar de las difíciles circunstancias. Las cincuenta croquetas se terminaron esta mañana, así que tocará improvisar alguna modesta comida.

Seguimos la ruta hasta donde lleguemos y más allá. Todo sea por la causa, y las causas. La “semana de experiencia” en Findhorn nos espera, y sobre todo el recuerdo de saber que allí empezó todo, en esa hermosa bahía, hace ya algunos años. Suficiente excusa para que la aventura Utópica nos anime a seguir. “Creando Utopías” nació allí, y ahora, verá luz, más luz… con o sin dificultades añadidas… (¿No son estas las pruebas de todo viaje iniciático, vencer los miedos y la incertidumbre y salir al encuentro de la aventura desnudos, sin nada?)

Anuncios

One thought on “Desde Londres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s