El Camino del Alma


a

Estimado L.,

aquí te adjunto las cartas de los años 2004-2006. Te he buscado entre sus páginas pero no te encontraba. La razón es simple. Aún no nos conocíamos. Descubro con sorpresa la intensidad del epistolario con M., y que, tras la selección de estas primeras cartas, existe un compendio mayor a partir de 2006. Así que si todo va bien, habrá una segunda parte.

Me ha escrito M. esta mañana. Muy escueto, pero suficiente para abrir una brecha. No sé si pudiste hablar con él. Si fue así, te lo agradezco porque ha dado resultado. Si no fue así, no importa, nos hemos adelantado en unos meses a los dos años que predije.

Haremos un libro modesto, sin grandes pretensiones. No competirá con el tuyo en ningún sentido porque son diferentes. Sólo servirá para hermanarnos aún más, y por mi parte, cerrar una etapa con broche de oro.

Mañana, en el viaje a Escocia, donde voy para cerrar otra etapa, empezará un nuevo reto, una nueva historia, un nuevo momento vital importante en mi vida. Espero que participemos juntos en nuevas aventuras en la vida cíclica. Hoy no podremos vernos en la Costa Brava. Mañana viajo y ando apresurado cerrando algunas cosas. A ver si a la vuelta con calma tienes un hueco. De todas formas, a partir de agosto dejamos Cadaqués y estaremos, al menos ese mes, por Madrid.

He visto tu web. Muy buen trabajo. Sólo enfatizar algo: tienes mucha, mucha, mucha madera de escritor. Y además, tienes mucho, mucho, mucho talento como escritor. El brillo es innegable. Acuérdate de lo que hablamos del alma. Olvídate de lo aparatoso. Eres muy bueno y debes quitarte los miedos e inseguridades que pudieran mancillar tu escritura.

Con esto me refiero a que no necesitas de tu nombre ni de tu apellido para ser bueno, sólo de tu alma. Aprende a escucharla, y recuerda que eso solo se consigue con el silencio, el exterior y el interior. El ego, la vanidad, el orgullo, las apariencias, nunca fueron herramientas de un Whitman o un Borges.

El camino del alma es muy lento, pero siempre es seguro. Crea tu propia leyenda exterior, de éxito, de victoria. Pero la batalla verdadera la encontrarás en lo interior. Recuerda el ejemplo de tu tío pero no intentes imitarlo. Recuerda el ejemplo y las cosas buenas de un M. o de un J., pero no intentes imitarlos. Tú eres lo suficientemente bueno para ser mayor que ellos, más grandes que ellos. Sólo tienes que bucear un poquito en tu búsqueda y en el sentido interior de tu existencia.

Ahí dentro hay un propósito hermoso que podrás expandir sin dificultad, e irradiar todo lo que llevas dentro. ¿Cómo ser inmortal en ese proceso? Dando… Dando tu brillo a los demás, preñarlos de ti con tu talento, sea el que sea. Ese es el Camino del alma.

Un abrazo sentido y gracias de corazón por estar ahí.

Anuncios

2 thoughts on “El Camino del Alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s