El misterioso itinerario


a

¿Qué hay más allá de la esfera de lo estético? Hay personas que parecen haber nacido para no aceptar las cosas tal y como son dadas, otras nos comportamos como burguesitos ciegos incapaces de atravesar la pompa de lo posible para adentrarnos en la insondable temeridad de lo imposible. Lo imposible no es más que aquello que tememos, que nos da terror afrontar. Llevamos años, diría que toda la vida, viviendo cómodos en nuestro intocable círculo de seguridad. Allí tenemos nuestro palacio, nuestro reino conocido, dominado, controlado. Esa seguridad nos da paz, nos fortalece ante los demás y nos reconforta ante la temeridad del mundo.

Pero hay personas que siempre se preguntan qué hay más allá de ese “círculo-no-se-pasa”. Si el zoológico que nos rodea ya no es suficiente, ¿por qué no invocar a criaturas fantásticas? Unicornios, sirenas, dragones, naguales… ¿Y por qué no exigir más? Quizás podamos contactar con las hadas del bosque y los elfos.

Pero el conformismo no tiene por qué desarrollarse tan sólo en la fantasía desbocada o en la ilimitada imaginación que expresamos en sueños y ensoñaciones. La vida se muestra apasionante, cargada de retos diarios, desafíos cargados de magia si somos capaces de vivir conectados a esa dimensión superior, más allá de nuestros miedos y temores.

Si os fijáis atentamente en las cosas, por ejemplo en un libro o una lámpara o una silla, si os fijáis detenidamente, veréis como de repente dejan de ser un simple libro o una simple lámpara o una cotidiana silla. Ocurre que se transforman en otra cosa, en algo superior, en algo increíble, en algo maravilloso que forma parte de una realidad indescriptible. Y los lazos ocultos que unen al libro con la lámpara y la silla nos llevan a una senda, a un itinerario misterioso que nos revela un sentido nuevo ante la vida, una visión penetrante y segura de todo cuanto existe.

Anuncios

4 thoughts on “El misterioso itinerario

  1. Totalmente de acuerdo en lo que dices.

    Yo debería ser más valiente, más lanzada y temeraria. Sin embargo sí que estoy aprendiendo a ver la realidad diaria de otros modos, esa lámpara, esa silla, ese libro… que mencionas tienen colores y sintonias muy diferentes si así queremos verlas.

    🙂

    Me gusta

  2. Hay que ser muy especial. Alguien como tu para ver…lo que tu ves.
    Personalmente soy muy realista,debe ser un defecto mas que una virtud. No tengo el don de ver lo misterioso. No llego,no traspaso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s