Suenas como un río


rio

Por la mañana temprano estábamos en el despacho de Garrigues en un luminoso edificio del barrio de Salamanca de Madrid. Vestía con traje, corbata y zapatos, algo irreconocible ante la imagen que protagonicé, pijama en mano, el otro día en la tienda de los chinos. Intentábamos intermediar en un proyecto ambicioso cuando hace dos días doné mis últimos cinco euros a aquella enfadada mujer. Son las paradojas de la vida. Pasamos una mañana interesante y luego, por la tarde, pasamos un buen rato de charla con Fernando Sánchez Dragó, no con el personaje, que poco o nada me interesa, más bien con la persona, que dista mucho del primero y que, a mi parecer, merece una especial atención por lo interesante de su bagaje, su historia y su recorrido vital.

Nos ha regalado unos libros mientras acariciaba a sus cuatro o cinco gatos, uno a uno, de forma extraña, como si pudiera abrazar con ellos a todos los gatos del planeta. Uno de los libros que me ha dado se titula “Soseky, inmortal y tigre”. Mientras lo hacía decía casi con los ojos llorosos el profundo dolor que había sentido por la muerte de su gato. Algo extraño sentí en sus palabras.

No comprendía nada hasta que, sincronías de la vida, al despedirme de A. con un sentido abrazo ella me decía: “suenas como un río”. De eso hace escasos diez minutos. Me he puesto a escribir estas letras cuando me ha llamado Laura desde Cadaqués llorando como nunca he visto llorar a una mujer y mientras me decía que su gata Cuca acababa de morir. No podía dar crédito a toda la historia. Lloro mientras escribo estas letras y lloro mientras recojo mis cosas para ir corriendo al lado de Laura… y el espíritu de Cuca, la gata que se había enamorado del peregrino recién llegado. Joder.

Anuncios

3 thoughts on “Suenas como un río

  1. Los animales que llamamos domésticos tienen a menudo la apariencia de vivir para un fin concreto. Soseki medió en los sentimientos entre Dragó y su nieta.
    Los que tenemos gatos confiamos mucho en cómo aceptan a los nuevos en nuestra vida. Quizá Cuca cumplió su cometido y decidió marcharse.
    En cualquier caso, lo siento por vosotros dos. También es vuestra primera oportunidad para saber de qué estáis hechos.
    Besos y abrazos.

    Me gusta

  2. Pues la cosa va de gatos…nosotros hemos acogido a una “bebegata” de la calle hace justo una semana…la recogio Sara en las últimas…hoy esta feliz y pienso que si ha entrado en nuestra vida es por algo que tenemos que aprender.
    Un compañero de camino siempre vive contigo aunque ya no este.
    Abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s